En Encinasola, en Trigueros o en El Cerro (más allí donde no hay redaños para hablar en voz alta) las bases del PSOE se rebelan contra la desvergonzada estrategia Barrero/Jiménez de utilizar sin miramientos a los tránsfugas en sus listas electorales, incluso contra el acuerdo expreso de las asambleas. Naturalmente, de esta situación no responden esos poscaciques locales sino la Ejecutiva Regional que se lo consiente y la Federal que lo bendice desde Madrid, en flagrante contradicción con los propios acuerdos por ella firmado de cara a la galería. El ministro de Administraciones Públicas, por ejemplo, debería darse una vuelta por nuestra provincia con una copia del reciente acuerdo contra la vergüenza del transfuguismo firmado por todos los partidos del Congreso bajo el brazo. Y darle algún palique a los protestantes de las asambleas, eso sí, a ver qué tienen que decirle. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.