El “sindicato hermano” (del PSOE), la UGT, se ha quitado la careta para defender al personal de los llamados “entes instrumentales”, es decir, a los 20.000 colocados a dedo por el poder partidista que ahora pretenden funcionarizarse por las bravas. Lo suyo le ha costado a la Junta este apoyo –no tienen más que revisar el BOJA—pero la mejor explicación al caso es, probablemente, que el desacreditado sindicato busca desesperadamente, además de las subvenciones, una nueva clientela en la Administración Pública. Lo demuestra el desdén mostrado por los funcionarios de pleno derecho a los que acusa hasta de mobbing contra los asaltantes. Griñán va a conseguir con esta ayuda dividir a los trabajadores públicos a cambio de una Administración sumisa.

1 Comentario

  1. Pero Sr Jm deje tranquilo a Pepe Griñán, él no hace nada, además tiene que seguir aprendiendo portugués, que proclamó como segunda lengua de Andalucía, después con mucha lógica el árabe, los niños y parados están ávidos por su aprendizaje, sin olvidar los esfuerzos con todos los dirigentes por perfeccionar su inglés, y yo creo que en la tercera modernización tendría que proponer el estudio del chino mandarín ,para entendernos mejor cuando vayamos de compras a la red bazares chinos y como vía de integración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.