No nos enteraremos de qué ocurrió de verdad en el mamoneo de las facturas falsas de UGT, mariscadas incluidas. Y no nos enteraremos porque la “Junta hermana” tapará con la vieja manta al “sindicato hermano” como demuestra su negativa a precisar el montante real de lo presuntamente defraudado que, según el súper consejero de Innovación etcétera, Sánchez Maldonado, no sería menor de los 15 millones de euros, sino mayor. ¿La razón del tapujo? Pues dice la Junta que no es otra sino la de “no perjudicar” económicamente a los investigados, ya que están “sub iudice”… Vale, para qué discutir, en boca cerrada no entran moscas y, en fin de cuentas, el mangazo no deja de tener su lógica fraterna. Por lo demás, ¿acaso sería la UGT la única que ha mangado aquí? Cada día que pasa está más claro que no.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.