Un estudio elaborado por al propia Conferencia de Rectores de Universidades Españolas (CRUE) nos da nuevamente motivo de preocupación y pesar por el estado de nuestras universidades, boyante, según los optimistas de la oficialidad, catastrófico o camino de serlo, según la mayoría de sus responsables docentes. Asegura el informe, ene efecto, que durante los cursos 2006-2007, de los 217.323 alumnos matriculados en las nueve universidades de Andalucía, más de 19.000 abandonaron defraudados, una cifra que convierte a nuestra comunidad autónoma en la que encabeza este dudoso ranking de fracasos. Lo dicen los propios Rectores, insisto, aunque ya verán lo poco que le importa y por dónde se pasan el dato en la Junta y en las propias esferas oficiales de esos centros. A la cola en educación básica y media, a la cabeza en abandono de las aulas superiores. Ese doble fracaso merecería una reacción  que seguramente no se producirá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.