Ramón Tamames acaba de escribir un libro –de difusión restringida, de momento, pero espero que pronto publicado—que es una suerte de encefalograma completo de ese sabedor insaciable. Va la cosa desde la cosmogonía a la evolución, desde la experiencia política a la económica y, en definitiva, desde la reflexión de lo sabido a la profecía de lo por saber, pues por el desfilan, juntos aunque no revueltos, desde Platón a Jean Monnet, desde Galileo a Fred Hoyle y desde Newton a Ratzinger, en un atractivo despliegue de la experiencia humana vista desde este crítico momento de su existencia. No podría ser de otra forma, quizá, bajo un título tan espectacular como “¿De dónde venimos, qué somos, adónde vamos?”, que encubre un vasto repaso de cuanto de básico hemos sido capaces de concluir sobre el Hombre y la Tierra, sus orígenes, su desarrollo y su previsible proyección, y debo decir que expuesto en todo momento en un tono tan discreto como audaz, como quien se ha entretenido en anotar la librería ideal acumulada durante siglos limitándose a subrayar los pasajes claves y entresacando las más graves ideas. Tamames es un sabio poco común, capaz de dar cuenta sin inmutarse de los hallazgos y las controversias acumulados a lo largo de los siglos, sin dejar de teñir en su propio cristal cada concepto y cada conclusión, e incluyo desde las teorías antropológicas más severas a las fantasías entrevistas por los teorizadores de la utopía espacial pasando por las propuestas estrictamente científicas. Vivimos en un mundo dado, este planeta llamado Tierra, que tiene la Historia que tiene y no otra, que parece si no único al menos insólito desde nuestra perspectiva, que ha pasado por las calamidades más atroces y se enfrenta a un futuro que no puede aguardarse pasivamente sino que es preciso proyectar e ir construyendo basados tanto en la experiencia como en la imaginación. Ramón es un optimista avisado, que nadie se confunda. Él sabe como pocos –como Jano—mirar hacia detrás y hacia delante sin perder el equilibrio.

Sólo retendré ahora la conclusión de este libro que se lee ávidamente: que la Humanidad ha de ir pensando en unificar el planeta en un bloque único y ordenado, en gobernarse armoniosa, democráticamente, por un sistema solidario y ecuménico que deje atrás este aún problemático ensayo de globalización para aspirar a una unidad real en la que la Tierra sea, como en el viejo lema, un “hábitat hospitalario para todas las especies”. Tamames cierra su estupendo maratón con la esperanza de que entonces habrá terminado nuestra prehistoria para dar paso a la Historia verdadera. He recordado que quien dijo eso por primera vez fue Marx.

6 Comentarios

  1. unificar el planeta en un bloque único y ordenado,” dice don Ramón.
    Es la única solución para que nuestros nietos hereden un planeta habitable.
    ¿Y quién lo conseguirá? Indudablemente los chinos, y no será por la vía de las armas sino de la economía.

  2. El humanismo de ciertos eocnomistas o cien´tificos en general no ndeja de escamarme. ¿Acabarán reclamando el monopolio del saber estos atrevidos pronosticadores¿ Que arreglen la crisis, si pueden, ya que en buena medida ellos deben de haber contribuido a provocarla con sus teorías.

  3. No nos fiamos de los economistas. Y lo que nos faltaba es que también pontificaran como antropólogos o sociólogos, dada su capacidad de influencia. Será curioso en cualquier caso el libro de don Ramón, porque ese hombre tan inquieto como mudadizo debe de saber mucho a estas alturas de su vida.

  4. Debe de tener interés ese escrito de Tamames, a quien he leído cosas más o menos exteriores a su ámbito de dedicación, pewro nunca una exhibición como la que describe jagm, que no es sospechoso de crédulo si se nos va a deslumbrar a estas alturas por un ensayo. Vou a tratar de procurármelo. No olvidemos que Tamames ha enseñado mucho a nuestra generación.

  5. He leído muchas veces a Tamames, además de leerlo, pero no me esperaba una faena como la que describe tan sugestivamente don jagm que, sí señor, es amigo suyo porque yo los he visto juntos aunque no revueltos en varias ocasiones, y tengo noticias de que ha sido su invitado en el foro que ha dirigido tantos años en Madrid, en Sevilla, en El Puerto, en Cádiz, en Huelva. También yo leería conn gusto ese libro-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.