La Onubense no sólo se ocupa de sus alumnos mientras lo son sino que se preocupa de su posterior inserción en el mercado laboral, siguiendo el rastro de todos y cada uno de ellos y disponiendo como obligatorias unas prácticas en empresas antes de finalizar los estudios. Toda una demostración de inteligencia y realismo, especialmente notable en las duras circunstancias actuales, y todo un alto concepto de lo que debe ser una Universidad más allá de una simple fábrica de títulos. Son raras las universidades que hagan otro tanto hoy por hoy, y por esa razón hay que felicitar doblemente a los responsables de una institución que con el tiempo se verá que ha marcado en Huelva un antes y un después.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.