El martes se leyó en la Universidad de Huelva, la UHU, una tesis doctoral de las de antes. Nada de temitas (no voy a dar casos, para qué) cogidos al vuelo y resueltos sin vergüenza, nada de camelística académica, sino un asunto grave, elegido en el corazón de la historia del pensamiento político y en torno y rescate del gran “filósofo de la monarquía española” y preclaro humanista, Luis Díez del Corral. La leyó Juan Antonio González Márquez , una cabeza señera en la Huelva de hoy, para dar una lección de inteligencia y cultura muy cercana a los problemas de nuestra actualidad. El martes la UHU resonó como una universidad clásica, demostrando una madurez de la que el nuevo doctor es prueba y vanguardia. Enhorabuena a ambos pero, sobre todo, enhorabuena a Huelva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.