Por fin –y hay que decir “por fin” ya que, mientras la capital sigue sin su antena propia, no hay pueblo que se precie en la provincia que no tenga la suya–, parece que el Ayuntamiento dará luz verde el año que viene a una tele municipal. No estaría mal que viniera esa tele a dar un ejemplo de ecuanimidad, a demostrar que, incluso sin chuparse el dedo, es posible que un “medio” pagado con dinero de todos se dirija a todos, procurando apretar voluntades en lugar de abrir brechas entre los ciudadanos, aunque, la verdad, no me hago muchas ilusiones sobre esa posibilidad. Huelva, en cualquier caso, necesitaba ya su tele municipal y la va a tener. Y hay que reconocerle a este consistorio la correa que ha tenido para soportar la desigual competencia que desde hace años viene padeciendo por tierra, mar y aire.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.