La suegra del juez Miguel Pasquau (muy Señora mía) le ha llamado por teléfono para cantarle las cuarenta al conocer la psicodélica ocurrencia de su yerno de absolver a las mesnadas de Gordillo de sus asaltos y saqueos a supermercados, por considerar que, si bien se mira, esos desmanes “forman parte del derecho de huelga”. Lo sabemos porque él mismo, el juez, aunque parezca insólito, lo ha confirmado en Twitter en un tono distendido, al tiempo que aseguraba –¡como si hiciera falta, conociendo quién lo ha puesto a él ahí!—que no se ha “vuelto loco” ni se ha “envuelto en la bandera del SOC, ni profesa la fe en su líder Gordillo”. Menos mal, no sabe el juez el peso que nos quita de encima, no solamente a su señora suegra sino a la muchedumbre perpleja que acaba de enterarse de que entrar a saco en su súper, por cojones como si dijéramos, y llevarse de camino sus carros cargados hasta las trancas de mercancías, no constituye figura alguna de delito, criterio que comparte, por más que desde una base jurídica que hay que suponer más endeble, el copresidente Valderas quien ha añadido que el derecho a la huelga asiste “a todos los ciudadanos, especialmente a los trabajadores (sic)”, idea adverbial que hace temer que en un futuro imprevisible pudiera extenderse ese derecho a los niños de pecho y militares sin graduación. Hace poco otro juez creo recordar que fue sancionado por la superioridad con motivo de haber redactado en verso una sentencia pero a Pasquau no le han dicho ni esta boca es mía, como no se lo dijeron cuando instruyó con las del beri el sumario del juez Serrano que acabaría con la carrera de este honrado jurista. Si este país fuera un país normal no tengo la menor duda de que la chanza informática de ese magistrado sería “trending topic” hace ya tiempo.

No debemos quejarnos cuando se nos previene de que, paralelamente al descrédito de los políticos, se está desarrollando también un movimiento de rechazo y desdén hacia la Justicia, basado en la convicción del gentío de que esa estatua no es ciega ni mucho menos sino que no da puntada sin hilo cuando la política se mete por medio. Y lo que nos faltaba es ver a nuestros ropones, no demotizando su quehacer, que eso sería muy estupendo, sino entreteniéndose en las “redes sociales” ya sin toga ni puñetas. Con todo y ser muy de los jueces, confieso que en esta ocasión no estoy con el magistrado sino con la suegra, muy señora mía.

7 Comentarios

  1. Estos jueces no profesionales, sino nombrados por el Parlamento según su adscripción ideológica o política, son la pera. Claro que cachondearse en Twitter de su propia cosa juzgada es demasiado. Jago ha eleigo la única forma de entrarle a este toro: la ironía.

  2. En adelante, el permiso para la celebración de según qué eventos deberá ser otorgado por la Autoridad competente, obviamente el Sindicato de Obreros del Campo, con el beneplácito de las redes sociales en forma de “Nihil Obstat”.

  3. Extraordinario, divertido, gracias por sacudirnos esta pelliza depresiva que nos echa encima cada mañana el periódico. El juez no tienen perdón. Lo que no sé es si tendrá carné.

  4. Con toda razón ironiza sobre este juez “del 4º turno”, es dceir, elegido por el parlamento, no profesional. ¿Fue precisamente IU la que lo propuso? No lodoy por seguro pero creo recordar que sí.
    Lo de la suegra, magistral. ¿Se puede trasladar la Justicia al Twitter?

  5. Estos jueces “resellados”, elegidos por los partidos, no suelen acabar neutrales. La Justiica está secuestrada en esta democracia que es lo mismo que decir que nuestra democracia está en la UVI.

  6. ¿Cómo se declara uno en huelga? Me tengo que enterar de ello para la próxima vez que vaya de compras por ahí.
    Besos a todos.

  7. Echo de menos la guasa de don Epi pero vaya por delante que la columna es para ponerle un piso. Ese juez se habrá cabreado muchísimo, don ja, tenga cuidado, aunque yo no vea materia resbaladiza en cuanto escribe hoy.
    Lo de la suegra, genial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.