Hoy se juega en Cataluña, para qué engañarnos, no sólo su futuro sino el nuestro, y las perspectivas no dejan de ser inquietantes. Por eso merece respeto el mensaje de la presidenta Díaz animando a votar masivamente a los partidos constitucionalistas frente a la locura de la secesión. Chaves dijo que “lo que es bueno para Cataluña, es bueno para Andalucía”, pero es más cierto al revés: que lo que es malo para aquella España lo es también para ésta. Está bien que se abandone de una vez por todas la política connivente propiciada por el electoralismo y mejor todavía que se muestre de entrada –como en este caso— una imparcialidad que es puro sentido común. Quien no se haya percatado de que lo que anda en juego es el Estado de las Autonomías no sabe de qué va la película.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.