Los hijos de Chaves, la mujer del ex-vicesecretario general Velasco, la pareja del candidato granadino del PSOE, la madre y el hermano de un portavoz, el guardaespaldas del alcalde, el novio de la alcaldesa: uno tras otro van apareciendo en la interminable crónica del nepotismo regional. Nada como la familia unida para mantener unido al partido, nada como ese estímulo cementón que es la pasta pública para conseguir una clientela fidelísima. El capítulo del “Régimen” podría redactarse por orden alfabético en esta historia que pudo ser decisiva para Andalucía y ha acabado por no ser más que la epopeya de una “nueva clase”. La familia es la clave para abrir la gran caja cerrada para todos los demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.