Una encuesta sobre el destino de los “egresados” de la universidad de Sevilla ha descubierto algunas circunstancias peregrinas que deberían sacar de su sopor a os (i)rresponsables del ramo. Una de ellas es que tres de cada diez no se molestan siquiera en buscar empleo una vez terminada la carrera. Otra, que la mitad de los titulados consideran perfectamente inútil el título conseguido de cara al mercado laboral. Y una tercera, en fin, verdaderamente estupenda: que casi un cuarto de esa población considera que no hay otro camino para encontrar trabajo que el “enchufe”, es decir, que algún familiar, deudo o amigo bien relacionado con el Poder te eche una mano. Así vamos cuando las universidades declaman sin parar sus rapsodias sobre el intercambio con la sociedad y nuestro próceres hablan de innovación y meritocracia. La llamada “sociedad de servicios”, esta maravilla post-industrial, tiende de modo natural hacia la “sociedad enchufada”. 

2 Comentarios

  1. Por aquí la diferencia es que los títulos, examenes si valen pero no solos, tambien lo mejor es buscarte un “enchufe” porque hay tantos con tus mismos conocimientos, diplomas, habilidades,y tantos que saben “venderse” (se dice así!) mejor que una, que no hay mas remedio.
    A veces el enchufe es la ayuda que viene a restablecer la justicia.

  2. El enchufe es normal que sirva para poner en contacto a dos personas que se necesitan, pero eso es lo normal, ya que si hay quien cuando consigue un titulo se queda en casa esperando que le vengan a buscar, es difícil que pueda desempeñar un buen papel en ninguna empresa.
    Ese lo mejor que puede hacer es apuntarse al paro directamente y convertirse en trabajador de la PSOE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.