Algo tendrán que acabar haciendo los partidos con esta Administración Local que está ofreciendo tan insólito espectáculo de corrupción. No pasa día sin un nuevo alcalde o concejal imputado por presuntos delitos económicos, al margen de los innumerables que la fiscalía ignora olímpicamente lo mismo por manejar facturas falsas que por contratar ilegalmente o “beneficiar” a partidarios y clientes de mil maneras. Es verdad que hay muchos casos entre ellos que terminan resueltos en agua de borrajas, pero no lo es menos que, por ser la administración más próxima al contribuyente, es también la que más contribuye a la desmoralización generalizada que vivimos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.