Los políticos son muy sensibles a la hora de defender la intimidad, sobre todo la suya. Hay un puñado de ellos danzando por ahí que debería estar entre rejas y no lo está porque el complejo garantista de algunos jueces (y de nuestra legislación, justo es decirlo) ha negado validez a las pruebas como soles conseguidas por la policía, dándose incluso el caso ya famoso del “maletín de Ollero”, es decir, de la paradoja, por el momento teórica, de que a un corrupto sorprendido ‘in fraganti’ haya que devolverle el mismísimo “corpus delicti”. En España y fuera de España, por descontado. Miren el caso reciente sucedido en Italia a propósito de la prohibición de exhibir en una tele el video-reportaje en que se demostraba que el 32 por ciento de sus Señorías habrían consumido drogas en las últimas treinta y seis horas, concretamente marihuana (un 24 por ciento de la muestra) o cocaína (un 8 por ciento). En los albores de la democracia un diputado del PSOE escandalizó a los hipócritas diciendo algo que sabía hasta el más tonto, a saber que sería raro el diputado (el menos en la izquierda) que no hubiera fumado algún porro alguna vez, a pesar de lo cual –y con ello la paradoja rizaba su efecto boomerang para volver a plomo sobre el irónico—su partido mantuvo con su voto la penalización que pesaba sobre los fumatas y hasta la agravó en ciertas circunstancias. Pues bien, lo mismo ha hecho ahora en Italia el Órgano Garante de la Privacidad dejando caer todo el peso de su pleonasmo onomástico sobre el equipo, ciertamente tramposo y fullero, que consiguió las muestras engañando a los padres de la patria con la intención de mostrarlos tal cual eran a sus sufridos electores y eso, que enseguida ha merecido el apoyo de la mayoría amenazada, no deja de tener su lado hipócrita en una cámara que ha mostrado su dureza a la hora de reprimir el consumo de drogas. “Haced lo que yo digo, no lo que yo hago”: bien podrían esos padres conscriptos aplicarse el dicho del predicador.
                                                                xxxxx
No es probable que salgamos del debate sobre la droga mientras no cambie a fondo la estructura de nuestras convenciones.  Pocos han reprochado a Nietzsche sus abusos del láudano, pocos a Baudelaire o a Rimbaud sus incursiones en el paraíso prohibido, no se cebaron nunca los cínicos con el ajenjo de Verlaine o Rubén Darío, con el cannabis de Valle o con el alucinógeno de Kerouac y compañía. Hasta circula un libro por ahí proponiendo una explicación psicodélica del ‘Apocalipsis’ afirmada sobre la circunstancia de que en la isla de Patmos, efectivamente, crece por doquier una cebadilla loca sobre la que prospera el hongo lisérgico. La doble moral es patente, entre otras cosas porque estas sociedades nuestras hace tiempo que pasaron el estadio comtiano de la “infancia” y son ya adultas capaces de percibir el doble rasero que usan los responsables de la vida pública a la hora de ordenar la suya privada. Cuando El Mundo demostró lo que demostró utilizando la cámara oculta, la única defensa que se le ocurrió a la golfemia descubierta fue protestar contra el allanamiento de su intimidad y el abuso de su buena fe. Bien, pues entonces será un  problema de grado no de fondo, el de decidir si la protección de la privacidad es superior a la verdad misma, si una defectuosa investigación convierte lo negro en blanco y aquí no ha pasado nada, si es éticamente soportable que haya pringaos del trapicheo que vayan al trullo por aplicación de leyes impuestas por sus propios clientes. Mal se lo ponen a la democracia unos políticos que se atribuyen derechos pasivos que los particulares no pueden ni soñar o que se ‘meten’ lo mismo que penalizan con sus saludables leyes. Son unas madres, estos mandrias. Unas madres, como decía Darío Fo alguna vez, tan buenas tan buenas que no podrían serlo tanto sin un buen trago de aguardiente.

2.397 Comentarios

  1. Circula por ahí -no faltará quien me tire a la cara el venablo de leyenda urbana- el rumor de que en los albores democráticos, cuando el diputado Peces se fumaba sus gruesas tagarninas como si tal, cuando en la foto del sofá de don Juan/doña Inés, digo de Adolfo y Felipe, mediaban cigarrito y mechero, cuando el comandante le enviaba sus cohibas al futuro míster X, como si de una ayuda de Flick o Flock se tratase, cuando dice la leyenda que el Caótico y el preOyente pactaban enredijos en la alta madrugada, ahítos de malta fermentada de 12 años, digo, que en esa prehistoria que nos viene como si de hace cincuenta o cien años habláramos, al parecer en los escaños de la llamada izquierda circuló más de una vez, ostentposamente, con descaro, el canuto trompetero inundando con su aroma ketameño el ambiente del templo de las leyes, en pleno apogeo de zarandear al sufrido pueblo con sus dimes y diretes.

    Pena de democracia por no haber otro sistema mejor, Sir Winston Pixie o Dixie, ya nos lo aclarará la ministra de Kurturita, pero acabo de leer una carta -lo de e-mail lo dejo para los anglófonos- que paso a word de 14 puntos porque mis ojos cada vez están más cansados y llega a la mitad del noveno folio. Se queja mi amigo del alma, mi hermano, de que en su ambiente de pueblo la gente echa pestes de los políticos, de todos los políticos, de Zp p’atrás hasta llegar a Arias, y los tildan de bellacos, de mendaces, de estafadores, de corruptos, de malandrines, de cacos, de enredadores, de robaperas… No sé si me escribió con algún diccionario de sinónimos a mano, pero lo cierto es que su carta -nos cruzamos una al mes más o menos- viene impregnada de una tristeza infinita, de la decepción profunda de quien un día creyó que España iba a ser europea en cuanto a cultura, educación o nivel de vida y sólo nos parecemos a los ingleses en el afán de rapiña, a los italianos en sus mafias, a los franceses en su impotencia ante la media luna, a los holandeses, tan calvinistas, en la permisividad desbocada. Al menos allí, en las Tierras del Mar, -me dice- si quieres fumarte un porro has de dejarle un canon a la hacienda pública y confiar que lo gaste en algo bueno, pero aquí sólo beneficia a cuatro mafiosos y a tres traficantillos pervertidos que no viven de otra cosa.

    Intimidad. Vida privada. Ja. Eso queda para los cuatro pringaillos del tomate que se tiran a la cara querellas y medias palabras. Los políticos ya se blindan en sus audis, en sus despachos, en su sueldos y gabelas, en sus off the record. Al fin y al cabo la basura que se echan en cara es la misma a uno y otro lado de la raya. La del paripé. Pena.

    No me use el “patres conscripti”, mi buen Anfitrión. Antes que tener semejantes padres prefiero ser carne de orfelinato.

  2. 15:16
    Siento ponerme bíblico, pero eso de intimidad pública me suena a cementerio de sepulcros blanqueados.

  3. Ufff, doña Epi, casi me ahogo, qué linda locuacidad, qué imaginativa tan lábil!!!! Aprenda don Joseantonio, y cuando tenga temas como el de hoy, échese al toreo afarolado que es el que mejor le deja a uno y no es el más peligroso. La defensa de la intimidad es batalla perdida, la de la sinceridad frenbte a la droga, derrota anticipada. Miren a con Antonio Escohotado, amigo del anfitrión por lo que sé, feliz en sus paraísos pero expulsadp del Edén. Aprenda y aprendan todos.

  4. Me ha extrañado que mi viejo a migo ja no saque al quite a Walter Benjamin y su “Hachis”, la anécdota del grupo de Frankfurt y sus excpreimentos don drogas. También que no hyaya hablado de alguien a quien buien conocemos (los dos en este caso), de Iünger, que sabía lo suyo del tema y dijo cosasinadísimas. La diferencia entre la actitud frente a los psicótropos de los sabios de verdad y la de los robaperas está en que aquella es´verdad y esta mentiravergonzante. Usted yyo nos hemos tomado algunos “pernod” de más alguna vez por París, ¿o no es cierto, y a ningunoi s ele ocurriría ni censurar ni propagar el bebercio.

  5. Todas las sociedades han “consumido” drogas.La diferencia de las actuales –como ya ocurriera en los años 20– es que se hace un consumo destructivo y no sólo evasivo. Son unos cínicos los que lesgislan y condenan lo mismo que hacen. Pero esa es la polítca y no otra.

  6. Vaya, jefe, no nos ponga ejemplos italianos, fíjese en Prodi que anda diciendo por aquí (El País) que España va bien, que ya le gustaría a él un regímen como éste. Más o menos. La de la droga es batalla perdida, que nustros sucesores entienden de manera muy distinta: la de la intimidad, combate imposible contra porque le negocio televisivo ha rematado la cuestión. No se quiebre la cabeza, criatura de nuestras entrañas, y cuéntenos esas cosas peregrinas que usted sabe, que son las más instructtuvas en fin de cuentas. En serio. Cuídese mucho.

  7. No hace falta que cite a Fo, ya se encarga usted de destruir o pretender destruir la democracia. Usted y sus amigos, comunistas o fascistas, lo mismo da. Diga las cosas en su propio nombre, no meta a otros por medio. Una pregunta, ¿usted fuma o se mete algo?

  8. 18:08
    Ni caso, jagm, que al tal Matesito se le ve la matrícula. ¿Por qué lo odian a usted tanto los que no le quieren? Yo que usted estaría contento.

  9. El papel d elos políticos es pura comparsa. La sociedad tiene su idea de las drogas y de su consumo, conoce las circunstancias (aunque en algunos casos, ignore) y mira hacia otro lado. La doble moralo: ahí está el tema. El diputado que usted cita no es el único “valiente” que ha dicho que ha “fumado alguna vez un porro”, pero ¿a que no conoce a ni uno que haya confesado haberse meitdo una par de buenas/malas tayas, o un tripi psicodélico¿ Eso le demostrará –aunque seguro que usted ya lo sabía– que cuando un politiquillo predica libertades minúsculas está brindando al sol.

  10. 18:12 horas
    Tiempo perdido, gm, tiempo echado a perros. Controle sus impulsos moralizadores, comprenda que pierde usted el tiempo porque choca ni más ni menos que con el cinismo colectivo. El de los mayores que saben lo que dicen ignorar, el de los jóvenes, que para qué le cuento, el de los ancianos que hacen como que olvidan que en su tiempo también corría la morfina y la coca como un río maldito. Yo sé que no va de estrecho, pero le sugiero algo más, y es que se inhiba de estos temas que pueden quemarlo más que consolidar su prestigio. Aquí hay demasiada gente que vive de la droga, muchísima que vive con la droga y para la droga, y bastante que vive “contra” la droga. Saque sus propias consecuencias.

  11. El baranda de la droga en la Junta de Andalucía ha dicho hace pocas fechas que nada tiene que ver la ingesta de alcohol con la botellona en que se pudren el hígado nuestros menores, a pesar de que debe saber que hay montones (nadie dispondrá de más que él mismo) de informes policiale, médicos y de toda laya que indican lo contrario.Además, ¿qué quiere dar a entender, a donde quiere ir? ¿Se trata de salvar el alcohol como le piden a la Junta los fabricantes de Jerez o MOntilla? ¿O es que quiere orientarnos sobre peligros mayores que es verdad que se dan en las concentraciones de jóvenes? Si la Junta quisiera erradicar la droga no tendría a personajes como ése en el primer puesto.

  12. Jo, mi don Estuario (¿no será usted también Letuario y Lituanario, o sí?), vaya puntazo el de su (pen)última frase. Pues naturaca de la vaca que hay porrón de gente viviendo “contra” la droga. Póngase en el ilusorio de que se legaliza -una es de las que defienden eso- el chocolate del moro, la perica colombiana y hasta el polvillo de amapola, todo envasadito, con su código de barras y su IVA, y verá como sobran muchísimos picoletos, maderos, coches K, barquitos patrulleros y toda esa monserga. Más los suelditos de mucho vividor de ONGs, más tanto “mediador social”, nos ha merengao, que viven de ayudar al pobrecito drogota.

    Y dejo otro temita aquí encima de la mesa: los millones de cajas de fármacos psicoactivos -servidora le pega a más de uno- que ponen ricos podríos a la industria farmaceútica, la tercera más poderosa del mundo. Nos ha requetemerengao. (Mi don Bardo, hoy verborreica total).

  13. 19:06
    Doña Épi, una vez más coincido con Vd pero Vd. lo dice mejor que yo.

    “a un corrupto sorprendido ‘in fraganti’ haya que devolverle el mismísimo “corpus delicti”.”
    Curioso. Hoy todo el mundo ha pasado del famoso maletín de Ollero y de la corrupción y se ha “enganchado” al tema de la droga, las drogas diría yo.

    El tema de las drogas, para mí, es un asunto en el que cada uno debería poder tomar su propia postura, como ocurre con el té, el café, el alcohol y el tabaco (por ahora).
    La prohibición es el gran negocio de las mafias y el motor del proselitismo.

  14. Mi don Elitróforo, esos son los ojitos de cariño con que usted me lee. Con todos mis respetos y mi cariño para mi doña señora Griyo.

    Una asiste a este rincón como a una tertulia, donde el Anfitrión nos expone su sabio parecer sobre un tema y luego, entre los tertulianos unos asienten, otros disienten o se convierten. Pero que yo sepa no es un maestro Ciruelo que nos imponga deberes. Hay quien sigue el tema y quien divaga un poquito.

    Cierto que el caso Ollero es para orinar sangre del sofocón. De intimidad, ni te cuento. No hace ni tres días que yo pasaba por la carreterilla a cuyo presupuesto le sisaron y siempre le digo a mi pareja “esta es la carretera del maletín”. Pero por fa, para un día que una está lenguaraz no me pongan el dedito en los labios. Si acaso sáltense el comment donde pone Epi, que yo alguno sí que me salto.

  15. Esto de tener que devolverle la maleta llena de billetes al corrupto es de peli! Menuda juerga! No pensaba yo que llegaran a tanto y tan rápido!
    ++++
    Doña Epi, cuando la leo, oscilo entre varios sentimientos: la admiración por como escribe, el placer y el gusto, el regodeo por la fórmula, el hallazgo feliz, la riqueza del vocabulario, la ocurrencia, la gracia, enfin todas esas cosas que todos disfrutamos al leerla. Pero a menudo detrás hay un sentimiento fuerte de rabia, de rebelión, me atrevería a decir ,un sentimiento hondo de dolor que transforman algo bonito y bien envuelto en una prosa hermosa y sensible. “creíamos que España iba a ser europea en cuanto a cultura, educación y nivel de vida y sólo nos parecemos a los ingleses en el afán de rapiña…” No pretendo convencerla, pero a pesar de todo, no lo hacen ustedes tan mal, …o el reste de Europa no lo hace mucho mejor.

    +++
    Don Grillo, que no, de eso nada.Es un error creer que los porros, el hashich o la marijuana son más inofensivos que el cigarrillo. Hasta los médicos lo decían. Recuerdo mi hermano , que hacía medicina, ¡de eso sí que se había enterado! Una generación más tarde están empezando a dar marcha atrás, pero ¡qué de sufrimientos se habrían evitado si hubiésemos sido más prudentes!
    Y para mí que es un asunto de simple sentido común: hace más de un milenio que conocemos y bebemos alcool. Mis antepasados celtas, en tiempos de Julio Cesar, se vendían como esclavos por unas ánforas de vino. A pesar de ello,hoy día el alcool sigue esclavizando a los hombres, y en cuanto se descuida uno un poco, su consumo se torna de nuevo un problema de sociedad. ¡Qué no será con todas esos otros productos, de introducción reciente!
    Aunque de veras presentaran el mismo peligro que el alcool, o el tabaco, ( de lo que siempre he udado y parece ser que acaban de darse cuenta del porqué),psicologicamente es muy diferente.
    Además, yo creía que ya habíais intentado legalizar el consumo de estos productos y que la triste realidada os había obligado a recapacitar y echar marcha atrás….¿o no?

  16. 21:00
    Epi y Pepe, estoy de acuerdo con vosotros en todo esto. Si se legalizaran las drogas no sociales se evitaría mucha mafia y mucha “historia” y “parafernalia” que hay en torno a ellas.
    Además de quitarnos de en medio las “charlitas” de esa panda de hipócritas o de sepulcros blanqueados que dice más arriba Pepe. Pero entonces le quitaríamos “algo” de sus propagandas electoralistas.

    Recuerdo con melancolía las noches que pasábamos dos amigos y yo con un amigo muy querido que se nos fue, en que se fumaba porritos para paliar el dolor y la fatiga de la quimio, en la que los mismos sanitarios le habían dicho que era buena para esto.

    No sé por qué nos extrañamos tanto del tema todos nosotros, en un país donde la farsa y la apariencia dominan la política y la sociedad.

    Sé tantas cosas de los distintos disfraces y de la blancura que tapa el negro de los muchos sepulcros que hay, aquí donde vivo y en otros sitios, ¡qué pena me da no haberlos descubierto antes!, por eso de creer que “to er mundo es bueno”, por suponer que aunque equivocados, tenían siempre buena intención. ¡MENTIRA!, todo está muy calculado en ciertas personas sin escrúpulos que van a por la “pela”, “esté donde esté”.

  17. 22:28
    Querida doña Marta:
    +1º De película, claro. Al del maletín le defendía doña Ally McBeal.

    +2º No se pudo expresar mejor.

    +3º No crea que no le doy la razón.
    Todas las drogas tienen son dañinas, unas más que otras.

    En España se ha despenalizado el consumo pero no la venta.
    Esto hace que los precios sean disparatados, que el tráfico esté en manos de las mafias, que los pobres drogotas se envenenen con adulterantes (estricnina y polvo de ladrillo entre otras cosas) más dañinos que la propia droga que creen consumir, que su dependencia les lleve a ser delincuentes habituales (la ingesta diaria de un heroinómano cuesta unos 150€), que la dependencia se utilice por los proxenetas para controlar y pagar a “sus” chicas, que los ajustes de cuentas se hacen mediante una dosis de droga casi pura que los mata de sobredosis…

    ¿Sabe que cuando los ingleses obligaron a China a aceptar el tráfico de opio exigieron la prohibición del consumo?

    En el último país donde se vendió la heroína legalmente fue Inglaterra. Su precio en las farmacias era de un dólar gramo y los adictos no eran delincuentes y podían morir de viejos. Tampoco había mafias criminales para su distribución.

  18. (hora mañanera)
    Mire la bibliografía médica de los últimos diez años, doña Marta, y verá que lo de los daños de la “marijuana” como dice usted no es cietto ni mucho menos, hasta el punto de que se habal con insistencia de beneficios de su cosumo. Casi no existe nada que nos “metamos” para el cuerpo que no tenga su efecto negativo: el azícar, las grasas, los oxidantes, o sea, casi todo… La vida es una aventura peligrosa, que se nutre peligrosamente, y sueña también con peligro.

  19. Pingback: rape
  20. Pingback: free poker
  21. Pingback: ringtones
  22. Pingback: generic viagra
  23. Pingback: free ringtones
  24. Pingback: affitto di vacanze
  25. Pingback: case in affitto
  26. Pingback: hydrocodone
  27. Pingback: albergo mexico
  28. Pingback: albergo del senato
  29. Pingback: buy ultram
  30. Pingback: online phentermine
  31. Pingback: buy cialis
  32. Pingback: phentermine
  33. Pingback: cialis generic
  34. Pingback: free sample cialis
  35. Pingback: buy cialis online
  36. Pingback: cheap cialis
  37. Pingback: generic cialis
  38. Pingback: tramadol cod
  39. Pingback: xanax effect
  40. Pingback: zithromax
  41. Pingback: cialis
  42. Pingback: viagra
  43. Pingback: singulair canada
  44. Pingback: xanax side effects
  45. Pingback: lotto 649 results
  46. Pingback: ambien
  47. Pingback: xanax
  48. Pingback: cheap tramadol
  49. Pingback: musica
  50. Pingback: buy phentermine
  51. Pingback: phentermine online
  52. Pingback: musica de kinky
  53. Pingback: musica clasica
  54. Pingback: rape sex
  55. Pingback: forced deepthroat
  56. Pingback: buy hydrocodone
  57. Pingback: hydrocodone apap
  58. Pingback: buy soma
  59. Pingback: buy viagra
  60. Pingback: xanax online
  61. Pingback: buy fioricet
  62. Pingback: musica bambini
  63. Pingback: scaricare musica
  64. Nice page greetings to all in this guestbook! [url=http://www.topix.net/classifieds/nyc/T9OJMG9IAMIH24MSE]phentermine cod[/url] Best Regards

  65. Pingback: xxx galleries