Hace ya una pila de años –el tiempo vuela, más que corre–, siendo ministro de la cosa el polivalente Josep Borrell, reunió en el ministerio a un grupo de importantes hombres de empresa para decirles que no pagaran comisiones a la Administración. No cabía mayor demostración de que la Administración cobrara comisiones a los hombres de empresa a cambio de adjudicarles contratos cuyo coste final, presumiblemente, se vería incrementado y acabaría derivando el incremento hacia el pagano. Era aquel un tiempo en el que circulaba sin embozo la tesis de que pagar comisiones al extorsionador del despacho oficial no era malo sino todo lo contrario, en la medida en que tan sencillo sistema –por la cuenta que a todos le traía— aceleraba los trámites y jibarizaba las garantías. En la construcción del Ave, por ejemplo, siempre según la flamante sentencia de la Audiencia madrileña, se pagaron comisiones a la plana mayor de las finanzas del PSOE e incluso a alguno de los hombres más inmediatos del Presidente, y ha escrito el ponente de ese fallo, sin temblarle la mano, que “los concursantes habían asumido que fuere la empresa adjudicataria, también si su oferta era la mejor, tendría que satisfacer una comisión”, bizarra exigencia a la que “los concursantes se resignaban” (no se pierdan el verbo), ya que “el pago de la comisión formaba parte indisoluble del paquete junto con la realización de las obras o compras adjudicadas”. ¿Y por qué?, se preguntará el estupefacto peatón. Pues porque “las empresas aceptaban esta forma de financiación de los partidos políticos, que pudiera parecer reprochable desde el punto de vista ético social pero que, cuando ocurrieron los hechos enjuiciados era penalmente atípica”. Aquellos son los polvos que han traído estos lodos, contra los cuales han levantado su doliente voz los hombres de negocio relacionados con Marbella en protesta porque, aunque ahora sí constituya una conducta penal típica, esa práctica continúe en vigor. Cuesta imaginar una audacia mayor, pero no se apuren porque, al paso que llevamos, todo se andará.

xxxxx

Tal vez lo más gracioso de todo este cuento sea el puntillo de honor que invocan los políticos y sus defensores cuando llega el caso, como en esta misma sentencia que entrevé en la desconfianza pública hacia los políticos “un pesimismo antropológico del más puro corte hobbesiano”. He ahí una vieja historia: los mismos que practican el desmán, lo justifican o cierran los ojos ante él, agudizan luego el treno para protestar por el perjuicio que la difusión de las tropelíasen la opinión pública acarrea a la imagen de la “clase”. Un escritor francés decía irónicamente que las sociedades suelen tener, tocante al punto de honor, la misma sensibilidad que los cornudos, y Diderot sostuvo que hay gentes y pueblos (creo recordar que él se refería a los rusos) que se pudren incluso antes de madurar. Pues puede, no diría yo que no, pero en vista de lo visto tengo para mí que el proceso de corrupción de un pueblo tiene menos que ver con sus inclinaciones esencialistas que con el tratamiento que la ciega Justicia se decida a aplicarle a los afectados. Desde luego, hay que ignorar la Historia a fondo para creer que el agio es un invento moderno, pero igualmente obvio resulta que la despreciable tolerancia triunfante en nuestra vertiginosa democracia han condicionado, no sólo el volumen y ritmo de la gangrena, sino toda una ideología de la que esta sentencia, picada de hilarante optimismo rousseauniano, constituye un admirable resumen. “Hay que presuponer –dice, por ejemplo— que quienes desempeñan cargos políticos importantes persiguen ante todo, descontadas las inevitables excepciones, la consecución del bien común”. Mirando hacia atrás sin ira y alrededor con desolación, esa profesión de fe resultaría grotesca si no fuera ridícula. Los ladrones somos gente honrada. Jardiel colgaría hoy el cartel de no hay billete. Incluso en el AVE.

14 Comentarios

  1. Uff, Maestro. La Ciega, el agiotismo. Vivimos en un país, estado, nación o cómo córcholis prefieran los blogeros en que éso suena a música celestial. Si en sede parlamentaria se habla del 3% -ustedes tienen un problema-, si algunos concejales/as, disculpen pero es por puntualizar, reciben el sobrenombre conocido en cualquiera de sus municipios de “míster o miss tanto por ciento”, si en tantos sitios las zorras/os, es por puntualizar, cuidan el gallinero, qué quiere que le diga.

    Vamos a ver. El Gordo Chaves, padre de su hija Paula, como el Gordo Felipe lo es de María González, hace una declaración patrimonial y la cuelga en interné, diciendo que todo lo que tiene es un piso, un coche usado y tres mil L€urito$ en el banco y no hay un motín popular, no se quema san Telmo y se cuelga su gorda cabezota en la cucaña de la Velá, lo demás es aire. No sólo es que nos toman por memos sino que encima quieren que les llevemos la bolsa del súper. O tomárselo a chufla total o pedir la condición de apátrida. Servidora procura no leer ciertas cosas en ayunas. Ya saben, el déficit estrogénico, los sofocos y las náuseas.

    Ah. Y el Gaspi, fino estilista del Atleti, también está que revienta de gordo.

  2. No se sulfure doña, que se le van a subir las calores. Después de todo, lo que ocurre en Marbella tiene su lado divertido, de “Escopeta nacional”. con sus concelitos y sus grandes promotores en el estaribel… Me han contado que la deuda de uno de ellos asciende a 700.000 millones de pts.: no es error: 700.000. Y que hace veinticinco años era camarero. Verlos ahora en esa situación de justiciables reconforta. Lo de la Conchita Arenal, “Odia le delito etcétera” no va conmigo. Pr lo menos, que paguen, aunque sea en calderilla.

  3. No, no mi don/doña Vero. Su última frase no la comparto. ¿Que paguen? No, que devuelvan hasta que les asome el colon por la boca. Igual usted no es de por aquí y desconoce la sinonimia devolver/vomitar. Pues ahí queda.

    Que paguen la infamia en el maco, cabal. Pero que devuelvan, que vomiten lo que se han llevado aunque para ello haya que enchufarle las gomas como le hacen a las que se toman veinte tranxiliums. ¿Piensa usted que el de Tui va a seguir mucho tiempo en el trullo? ¿Y cuántos años le van a sobrar para disfrutar lo que tiene en las Caimán o mismo en Gibraltar? Ya decía yo ayer, adiós Fray Luis, que el único pringao parece que es el J.R. ¿Es suficiente con que los purasangres del tal Roca -juas, juas, se me ha ocurrido un chistecillo con el apellido y las cagaleras, ¿lo pillan?- sirvan a la policía para apatrullar a sus lomos? ¿O que los coches de lujo los use la madera para hacer seguimientos a gente importante? ¿Y con los Rolls, qué van a hacer con ellos? ¿Y con los cuernos, huy perdón, con los colmillos de elefanta y los tigres de cartón, qué?

    Pero sobre todo, plaf, bombilla que se enciende, que el sistema penal no sea el más blando del planeta y parte del universo. Si a un julai le caen 4.000, por dar un número, añitos de sombra que vaya cumpliendo los setenta primeros. El que le daba las patadas el otro día al cristal -desvarío, coño- se pondría menos chulito si supiera que le queda el resto de la vida y un anticipo de la venidera dándole vueltas al patio del estaribel. Ahora que caigo, con ese dominio del caló, mi don/doña Vero, usté o algún antepasado suyo vendió carbón.

    Ya puesta a soñar admito la redención por el trabajo. Al llegar a los treinta años bajo el quitasol, ni uno menos, si se ha trabajado -ocho horitas al día, o treinta y cinco a la semana si hay convenio- de verdad en cosas útiles, a ser posible trabajo físico y pelín duro, que una jueza le permita pasar los fines de semana con la familia.

  4. Todo (charnego...impertinente..vocero republicano..meses antes de del gran diluvio peninsular)

    Este comentario está inserto en otro duplicado que escribió ésta mañana y que aparece una página más abajo, he aprovechado parte del él y añado algo más:

    Ayer la mayoría de los diputados del Congreso perdieron la dignidad.

    ¿ Como es posible que el presidente Zapatero diga que comunicará al Parlamento la iniciación de conversaciones con ETA, – y se presente en una sala adjunta delante de los fotógrafos,- y no de periodistas-, pués prohibieron las preguntas, y haga el comunicado que hizo ?.

    Sin plazos, sin propuestas concretas, y que “respetará la voluntad de lo que el Pueblo Vasco decida libremente” ¿

    Vamos que se invistió de plena soberanía y dará todo, incluso la parte de soberanía que le corresponda a Cartagena, Melilla, Ceuta …y a todo el norte de la península.

    La II República fué de origen espúreo tras unas elecciones municipales, pero la III será el parto de los montes.

    Porque habrá que improvisarla de urgencia, con prisas y después de una desbandada social.
    Cada vez está más claro que no hay el más mínimo respeto por las reglas del juego demodrático.

    Es el resultado de una partitocracia sin verdadera separación de poderes, con esporádicas escenificaciones sin importancia para analfabetos de la Historia y de la política.

  5. Señor Charnego, vea las consecuencias de apoyar al radicalismo disolvente. Mucho tildar de fascista al “españolismo”, mucho votar a ERC como ùsted mismo, y un mal día se encuentra uno con el país en el alero. ¿Partitocracia? Mucho hay de eso, seguro, pero en este caso, muchísimo más de egoísmo de un inútil de León –muchos trienios en el Congreso y era un perfecto desconocido hasta para los periodistas habituales– que quiere mantenerse a toda costa en el cielo en que despertó una mañana junto al hada madrina, sus moritos asesinos y sus polis cómplices de Rubalcaba. Algún día puede que se acabe imponiendo la tesis de PJ sobre la “coincidencia” de todos ellos y los etarras en el 11-M. Si así fuera. ZP les habría pagado lo que era suyo.

  6. Dura veo a doña Epieso. Y lleva mucha razón, aunque se pase de rosca, y también es natural. La imagen del canalla pateando la cabina de la Audiencia es para sacar de quicio a cualquiera. Pero ver al Presidente del Gobierno y a esa gobernanta que lleva al lado manteniendo contra toda evidencia la realidad del “proceso de paz” es lo realmente terrible. Los jueces son juzgados por los españoles con justiifcada pero excesiva dureza. No les pida que hagan “devolver” a esos ladrones, por ejemplo, o que tiren la llave tras encerrar a los asesinos del terror, si no disponen de fuerza legal para hacerlo. Culpe al Gobierno, a éste sobre todo, culpe a los infames, a los cobardes, a los cómplices. Y en paz. Es un decir.

  7. Malos tiempos, cada día peor que el anterior. Y nuestra doña Epi imaginando ingenuidades. ¿Cuándo se ha devuelto un duro en España, cuándo desde que la democracia ha hecho lo que ha hecho del sistenma penal y del régimen penitenciario? ¿Patadas en el cristal, dice usted? Que nos ilustren nuestros ropones y jueces, que para eso los tenemos, pero mi impresión es que las dan precisamente porque han percibido la debilidad en el propio Gobierno. Fíjense, en que nunca montaron algo así anteriormente. Esto en una pena, por el Norte, por el Sur y en medio.

  8. Merecida rechifla de la sentencia, dura pero merecida. No sé si inadvertidamente, el autor usa el masculino para su autoría, cuando ha sido la jueza Manuela Carmena, aquella roja tan rojísima que más roja no cabía, la que la ha redactado. A cada uno lo suyo, incluso en materia “de género”.

  9. Al jefe no se le escapa ésa, seguro, don Forense, lo que pasa es que quizá haya pensado que era lo de menos esta vez quien firmara una sentencia en la que no había discrepantes. Las cosas que dicen esos manguitos las larga cualquiera y es planchado en el acto, en especial esa legitimación (¿legalización?) del cohecho que supone lo que jagm comenta en la sentencia. Ni se puede condenar a quien esrtá demasiado cerca del Rey, como hace días ocurrió con De La Rosa/Prado Colón de Carvajal, ni a la plana mayor del antiguo PSOE que, por cierto, era el mismo de Rubalcaba. Habría que recuperar del Diario de Sesiones lo que entonces decía IU en el Congreso de esos mangantes tan bien tratados.

  10. Verán ustedes, queridos amigos, como alguno saldrá por ahí (ya he oído a varios en la radio) con eso de que el PP tambíén tiene sus corruptos (estos mismos dáis hay uno en danza) y con aquello otro del “daño irreparable” infligido al exministro Valverde. No dirán nada de que hayan sido condenados con tanta indulgencia personas de la máxima confianza del presidente Felipe, entre ellos el Jefe del Gabinete de Crisis, nada menos. Imaginen si las crisis nacionales estaban en manos de un caballero que trincaba comisiones… No me hagan caso, yo es que soy, pues eso, muy severo.

  11. Echo de menos a don Griyo y a su alter ego, dándonos datos estupendos sobre fortunas mangadas, comisiones trincadas y sentencias complacientes. Tendrá que hacer, el hombre, pero le echo de menos especialmente en un día como hoy.

  12. Las dos sentencias comentadas estos días por jagm demuestran que un sector de la Justicia está sometido al poder ejecutivo, al poder político en general. Y a medida que los organismos de control, es decir, de promoción de jueces y fiscales, se “oficialicen”, la cosa irá a peor. Ahí tienen a Vera en la calle, probablemente por lo que sabe. Política y Justicia hace tiempo que no caben en el mismo zurrón.

  13. ¡¡Qué Charnego más raro?
    Pues si, amigo, estamos pasando de la dictadura de Carod a la de ETA y esto no puede solucionarlo el rey hablando por teléfono ni saliendo por la tele con el uniforme de capitán general.

    Este grillo entendió aquel día que S. M. se había ganado el sueldo de toda su vida y todavía no se le ha olvidado. No puedo olvidar a mis compañeros comunistas y socialistas gritar vivas al rey con el puño en alto.
    Aquel día pasé de republicano a republicano juancarlista y lo seguiré siendo hasta que se muera o lo echen… o me muera yo.
    +++++++++++++++++++++++++

    Me indigna la laxitud de los jueces cuya promoción está en manos de los políticos.
    Algo más justos podrían ser si los nombramientos fueran a perpetuidad y mucho más si fueran designados por sorteo.
    +++++++++++++++++++++++++

    Gracias D. Vitriolo, pero creo que me sobrestima. ¡¡Hasta el lunes!!

Responder a charnego...impertinente..vocero republicano..meses antes de del gran diluvio peninsular Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.