Otra vez es Cáritas la que avisa del incremento de la desigualdad y los progresos de la pobreza que en Andalucía alcanza ya a uno de cada tres ciudadanos. Somos una de la autonomías más pobres y, desde luego, aquella en la que el foso entre la media y los de abajo es más profundo. Sin la ayuda gratuita de organizaciones como Cáritas y otras de su cuerda es posible que el conflicto se hubiera instalado ya en nuestra apaleada sociedad, razón por la que echar cuentas sobre los mangazos actualmente investigados sublevan al más calmado. La Junta ha fracasado en estos tres últimos decenios mientras otras comunidades mejoraban lo suyo. Explicar eso es la asignatura pendiente del partido que nos gobernó durante ese periodo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.