Se espera que antes de Navidad el pontífice actualmente reinante hable definitivamente sobre la suerte del latín. Quiero decir sobre la misa en latín, extirpada por la nueva liturgia en el Concilio Vaticano II, hace cosa de cuatro decenios, para substituirla por la dicha y celebrada en la lengua vernácula, ciertamente más próxima y participativa. Tendremos, pues, de nuevo la vieja delicia, siquiera en régimen restringido, ahora que el latín – a diferencia de lo que ocurre en universidades americanas o europeas– ha desaparecido prácticamente y me temo que hasta para su uso clerical hayan de repasar los curas los catones de su chapucera versión. Tampoco en la universidad están mejor las cosas, por supuesto. El otro día leí al ovidiano Ramírez de Verger –el rector que escribía sus ponencias congresuales en latín—protestar, entre la resignación y la rebeldía, contra una profesora de inglés que, en su ignorancia, había desanimado a unos alumnos a asistir a clase de latín con el argumento de que a ver con quién iban a entenderse ellos hoy día en esa “lengua muerta”, y de paso, dibujar un  negro panorama de nuestra “alma mater” una vez que sobre ella haya pasado implacable la apisonadora de Bolonia. Me dicen que en esta universidad de nuestro futuro imperfectísimo no sólo no se cultivarán ya esas lenguas en las que se funda la nuestra, sino que el prurito novedoso habrá de imponer ‘créditos’ de ‘feminismo’ e ‘igualdad’ en todos los grados, de paso que incluso la nomenclatura tradicional se verá afectada de manera que la filología pasará a denominarse “estudios” y, en la medida de lo posible, verá disminuido su empaque académico para dar paso a las nuevas cohortes de precarios titulados dirigidos al empleo, precisamente ahora que no hay un puesto de trabajo ni para una urgencia. Temo que tanto ‘innovador’ acabe convirtiendo el saber en un manual de instrucciones por completo ajeno a la cultura. En ello andan.

                                                                      xxxxx

En la Red funciona un periódico latino, “Nuntii latini”, noticias latinas, en el que, como en el último número, puede uno deleitarse con la biografía latina de Obama –“In Insulis Havaianis ex patre Keniano et matre Americana natus est…”—o con la severa reflexión sobre la herencia de Bush –“In Iraquia et Afganistania bella geruntur, crisis ex mutuis non solutis…”—que habrá de gestionar el nuevo presidente. Y sé que, al menos en tierras gaditanas, hay profesores del ramo que promueven entre sus alumnos el uso del latín vulgar con el que, al parecer, la ‘basca’ se divierte casi tanto como con la botellona. Pero, anden, expliquen ustedes eso en Bolonia, en Madrid o aquí mismo, en la Junta, y ya verán como –sin saber que reproducen una vieja tesis marxista formulada por John Bernal—les dicen que lo que vale son esas vagorosas modernidades que de forma más o menos explícitas renuncian al saber para dirigir inútilmente a las nuevas cohortes hacia un mercado incapaz de absorberlas. La querella del saber es vieja como el saber mismo pero, probablemente, nunca fue tan tosca e ignara la política responsable, ni tan desmedrada y ridícula su profesión de fe en la modernidad, la renovada guerra de los sexos o las socorridas I+D de nunca acabar. Ya ni se plantea el tema de “las dos culturas” que definió lord Show, y la porfía entre la Ciencia y el Humanismo va quedando reducida a un criterio entre pragmático y oportunista que, en realidad, no oculta otra cosa que el progreso de la ignorancia. Échenle una mirada a los ‘curricula’ de nuestros dirigentes y les saltará a la vista que la causa profunda de esta regresión cultural no es otra que la incuria en que se ha instalado la política y la dimisión cívica de una sociedad que ha hecho del peritaje un ideal y del saber un estorbo. La Ilustración ésa que decían que nos iban a traer se nos está quedando en un Renacimiento cojitranco, justo a la medida del Poder.

14 Comentarios

  1. …..la porfía entre la Ciencia y el Humanismo va quedando reducida a un criterio entre pragmático y oportunista que, en realidad, no oculta otra cosa que el progreso de la ignorancia. Échenle una mirada a los ‘curricula’ de nuestros dirigentes y les saltará a la vista que la causa profunda de esta regresión cultural no es otra que la incuria en que se ha instalado la política y la dimisión cívica de una sociedad que ha hecho del peritaje un ideal y del saber un estorbo”.

    Acertadísima definición de la época que estamos atravesando.

  2. Es un tema que me subleva. Cuando un batracio ignorante pone en solfa la validez de los estudios clásicos -Jefe, le saco una amarilla por no haber escrito el término- se retrata como calvo. Si es una batracia también, pues como todo el mundo sabe el calvo no es sino un caraculo, término que acoge también a esas chicas que con la pretina baja del pantalón muestran no solo el triángulo del tanguilla, sino el ‘insert coin’.

    Pero no desvaríes, Epi. Lo que quiero resaltar es que las clásicas no solo son madre y abuela del español y portugués -sumen- sino de todas las románicas et ici, la langue de Voltaire, la lingua d’il Dante, y también la de Ausias March o Curros Enríquez, por no agotar el tema. ¿Pretenden esos salvajes que olvidemos a nuestras madres y abuelas? ¿Que no luzcamos orgullosas sus azabaches en nuestras orejas o renunciemos a esa vajilla centenaria a la que le faltan algunas piezas? ¿Pero cuantos zoquetes se permiten pontificar de lo que no entienden ni papa? ¿Acaso ignoran que la ciencia debe el 90 y mucho de su terminología, la actual y la por venir a un conocimiento mínimo de las clásicas? ¿Esos berzas que usan el teléfono conocen su etimología: ‘hablar de lejos’? ¿Los galenillos a la violeta se van a quedar per omnia saecula saeculorum sin saber que el epigastrio es lo que se sitúa encima del estómago? ¿Los ingenieros aeronáuticos van a ignorar que estudian las ciencias de los navegantes del aire? ¿Podrán los arquitectos hablar de estípites sin saber un perro gordo del rosa -ae?

    No sigo. No voy a decir que para aprobar Resistencia de Materiales o Informática de Gestión haya que leer a Ovidio -no se nos venda tan caro, mi don Magnífico, hoy tiene usted aquí un guante- pero yo pondría al menos dos cursos de Latín para poder aprobar Botánica o Medicina.

    Ahora no es amarilla, mi don Anfi, sólo amonestación: currículo está en el DRAE y no era preciso escribir el nominativo plural neutro de la segunda para las puntualizaciones. Será porque le he oído ese plural a tanto pedantillo…

    Ya con el pie en el estribo de darle a ‘enviar comentario’, me asomo al paso de una mani estudiantil con un cartelón de ‘NO AL PLAN BOLONIA’. Detrás, otro más pequeño: ‘Becas sí, préstamos no’. Este último da que pensar.

  3. La gente es tonta: van y pagan carísimo lecciones particulares, sueñan con tener clases más reducidas y cuando tienen la oportunidad la dejan pasar.
    A mis hijos les aconsejé que hicieran latín, por todo lo ante dicho y también porque lo iban a pasar chanchi, no como en una clase sino como en una clase particular o poco más. Cuando hay diez alumnos el profesor se siente mucho más a gusto. Y como todo hay que decirlo, generalmente los que aprenden latín no son los más estúpidos, los chavales lo pasan bien, y aprenden sin esfuerzo y con gusto. Y si tienen la suerte de que les toque un maestro como hay algunos, con sentido del humor, vivirán días inolvidables.

    Ahora, sinceramente, si un crío no sabe lo que es un verbo, un adjetivo o un nombre es inútil que estudie latín.
    Besos a todos.

  4. Deliciosos esas “Nuntii latini” que recoges. Ya tengo en “favoritos” la public ación. Diveridísima.
    Mucho menos divertida, en el fonde amargo, la coilumna de hoy, y creo que estaremos todos de acuerdo en que da en el clavo.

  5. Precisamente hoy la ‘basca’ se manbifeista por las calels contra la que usted llama la “apisonadora de Bolonia”. ¡Con lo fácil que es de ver el peligro, Dios mío, y esta catervba no quiere darse por enterada! (En la caterva pongo en vanguardia a la feís9ima ministra del ramo, con perdón de le feminismo).

  6. A mí se me ha pasado también dar las gracias por darnos a conocer ese ‘Nuntii latini’, con su foro y todo -Colloquia latina- donde en su ‘Alia themata’ es una delicia adentrarse. Participa gente de Germania Inferior y de Boni Aeres, por ejemplo.

  7. Tambié yo recuerdo conn nostalgia los latines, amigo, pero hay que tener en cuenta la participación. Lo que carece de sentido es reservar el uso de esa lengua histórica en exclusiva a ciertos “periféricos” del integrismo, por no decir potra cosa, que incluso me da que será lo que el papa busque: acabar con ese cismilla del famoso obispo Lefébvre.

  8. A mi lo que me pone es que esta criatura se rompa la crisma diariamente por entretenernos en lugar de hacer lo que la inmensa mayoría de sus compis, o sea hablar de Rajoy, de lo bajita que es Soraya, de lo loco que está el lehendakari y demás.
    Nota bene: raro que no haya intervenido el aludido latinista. Eso está muy feo, a no ser que se le haya escapado.

  9. Yo también doy las gracias por las Nuntii latines. He comunicado la direccion a mis colegas de latin que no la conocían y creo que van a trabajar con la bio de Obama: divertido!
    Besos a todos.

  10. Érase una vez el zorro y el erizo …que no entendían que eran devorados por el dios Mercado.
    y ¿La Tercera Cultura? ¡¡Puaj!!

  11. Y aun nos queda lo peor con las generaciones venideras, vaya desastre de nueva ley de educacion, cada vez mas analfabetos, quien esta detrás de todo esto? Un saludo Don Jose Antonio

  12. Pues anda que si nos quitan la lengua raiz de la mayoria de las lenguas de la CEE en que nos vamos a quedar historicamente hablando

  13. Iohannes suo Ioseph Antonio salutem plurimam dicit
    Gratias quam plurimas tibi, magister et amice, quia ob linguae Latinae amorem nos semper defendis qui Latinitatem et columus et docemus. Attamen potius dicas nos Gaditanos sermone Latino cotidiano (nullo modo sermone ‘vulgar’) uti. Omnibus diebus te perlegimus adeo ut dici poterimus non nulla dies sine linea sed nulla die sine Ioseph Antonio.

    Optime vale!

  14. Ignoscatis oro: mendum conieci:
    pro ‘dici poterimus’ dicendum est “dici potest”
    Valeatis omnes qui hoc legitis!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.