Es un escándalo la serie de casos de corrupción demostrados que acaban decayendo al prescribir el delito. La última broma la hemos conocido en la noticia de que al alcalde del pueblo almeriense de Ohanes (PSOE), al que una cámara grabó mientras su cohechador le entregaba casi 30.000 euros a cambio de lo de siempre, de la manteca política aplicada al urbanismo, le ha prescrito el mangazo. Bien, pues ese alcalde se va de rositas y aquí no ha pasado nada, a pesar de la grosera cinta grabada y el coloquio mantenido entre los dos cohechadores. Demasiado sencillo para el ciudadano de a pie, por más atestados que estén los Juzgados. Estos batacazos son el mayor factor de desencanto de la gente, cada día más escéptica y cabreada con la impunidad de los políticos.

1 Comentario

  1. En el PSOE se enteran de todas la corrupciones por la prensa; lo primero es maldecir a la prensa y tacharlos de mentirosos; al cabo de los años dicen que no sabían nada, y que sólo se enteraron por la prensa canallesca, y se quedan tan anchos.
    Prefiero un país sin gobierno a un país sin periódicos (Jefferson)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.