Interesante la “pinza” triple de Ayamonte, PP-IU-PA dejando al PSOE fuera de juego e imponiendo una auditoría fiable de cuanto ha ocurrido –que no debe de ser poco—en el urbanismo local de estos últimos años, aunque no entiendo por qué limitarlo a los dos últimos alcaldes cuando en Ayamonte ya hubo lo suyo antes de estos insignes. Los abusos y la prepotencia acaban pagándose en muchas ocasiones y ésta –como la anterior de Bollullos—parece una de ellas. Veremos que da de sí ese pacto circunstancial, pero lo suyo sería que, tanto para mantenerlo como para desactivarlo, lo que se tuviera en cuenta por parte de todos fuera el interés público y no los proyectos de partido.