La noticia de que los talibán ha liberado, por fin, a los misioneros coreanos a cambio de la retirada de tropas negociada por el Gobierno de su país, abre nuevamente la antigua discusión sobre la pertinencia o impertinencia de ceder ante el chantaje terrorista. Hay quien apoya la decisión con el argumento de que una sola vida humana vale por todos los principios imaginables y hay quien, por el contrario, sostiene que ceder ante la extorsión de los terroristas implica un fracaso irremediable de la autoridad legítima, un desplome fatal del Estado, tras los cuales el camino queda expedito ante la exigencia del bárbaro. No es difícil imaginar las consecuencias que hubieran podido derivarse de una eventual claudicación del Gobierno cuando ETA secuestró a Miguel Ángel Blanco, como no lo era, ‘sensu contrario’, predecir a dónde habría de conducirnos la estrategia ‘amable’ que puso en la calle a un asesino múltiple cuando la banda lo exigió, y menos aún hacerse una idea de lo que ocurriría si el terrorismo islamista añade a la ventaja que representan sus camicaces la debilidad de un adversario medroso que cede ante sus exigencias abrumado por el peso de unos principios morales y cívicos que son ignorados plenamente en el otro bando. En Afganistán, sin ir más lejos, parece obvio que los plácemes por la salvación de estos rehenes se ven oscurecidos por el nublado que supone la certeza de que el éxito terrorista abre una vía imprevisible en el muro que hasta ahora cerraba solidamente el paso a la estrategia del chantaje, de manera que, con toda probabilidad, otros secuestros seguirán al que ahora acaba de resolverse sin que, por otra parte, se modifique en lo más mínimo el problema de fondo que es la ocupación militar de un país por las tropas de la ONU. Anden, dialoguen con esa ‘civilización’, traten de razonar con esos ‘civilizados’ que han hecho de su país la base del terrorismo contra Occidente, y si pueden alíense con ellos, pero mientras tanto dispónganse a negociar cada dos por tres con los secuestradores que acaban de demostrar la viabilidad del chantaje como arma política. No salimos de Guzmán el Bueno y ya estamos en el Alcázar.
                                                                 xxxxx
Es diabólica la encrucijada chantajista, por supuesto, sobre todo si gravita en el ambiente el imperativo de la ‘correción política’. Muchos opinadores reconocen en privado lo que jamás revelarían en público, a saber, que lamentan una concesión irresponsable pero que supone demasiado riesgo en reconocerlo ante una opinión que, con toda seguridad, rechazaría conmovida la imagen atroz de las ejecuciones de rehenes, a pesar de le evidencia de que la firmeza ha logrado decisivos éxitos en Irak como en tantos países. En la España isabelina, la negativa a ceder ante el secuestro bandolero –instrumento de la fase degradada de la leyenda– condujo, en buena medida, a la liquidación de aquella lacra que, obviamente, en caso contrario, habría cundido sin remedio. En conflictos modernos, como los provocados por la barbarie islamista o por la secesión, cualquier atisbo de debilidad será explotado sin remedio por un terror que hará de él, sin duda posible, su arma más decisiva. La piedad se vuelve imposible en ese contexto que fuerza al Estado a asumir su condición originaria de Leviatán si no quiere verse, como mínimo, como se ve en Colombia y otros países, competido por un poder paralelo cuyas reivindicaciones, paradójicamente, parecen llevar ventaja de entrada frente a las del poder legítimo. La literatura sobre el tema ha provocado no poco daño –decía Iriarte, que escribió un ‘Guzmán’, que los pueblos que no tienen poetas carecen de heroísmo…–, un daño sólo comparable al causado por la explicable sentimentalidad que propugna la rendición ante la barbarie. A cualquiera le temblaría el pulso colgándole el teléfono al chantajista. Pero me temo que, a este paso, nos va a temblar a todos cada vez que recibamos su llamada.

21 Comentarios

  1. Menudo reto nos plantea hoy este hombre. Ahí es nada: el precio de la libertad. La capacidad de elección convertida en la obligación de decidir.

    “… Y vió la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dió también á su marido, el cual comió así como ella. Génesis, 3:7.”

    No quisiera -no podría hoy- estar en el lugar de quien tiene que tomar decisiones que implican la vida o la muerte de un ser humano. Tal vez, en una reencarnación anterior, tuve que plantearme el dilema y se necesita reflexión y frialdad de pensamiento para discernir qué sea lo malo y qué lo peor. Al final una sabe que esa será una decisión convertida en un peso permanente en el zurrón del ánima. Y echa de menos un Dios ante el que postrarse para pedirle luz. Lo que ocurre es que ese dios, si existe, permanece silencioso y hay que soportar el dolor en soledad.

  2. Es algo corneliano, hay que elegir entre dos males, o dos deberes. Yo creo que cada cual reacciona con lo que es.Yo, como mujer piadosa, pienso que la vida es preciosa y sagrada y que hay que respetarla. ¿Cómo respêtarla mejor:consintiendo a la muerte anunciada de unos cuantos o volviéndome cómplice posible de muchos desafueros y asesinatos? Si fuera parienta de alguno de los secuestrados no lo dudaría. Y si tuviera responsabilidades políticas supongo que tampoco.
    Ahora bien, discrepo con aquí don José António, porque creo que eso de negociar con los secuestradores y chantajistas se ha echo desde siempre. Por eso pasan a la historia los que les cuelgan el teléfono sin temblarles el pulso.

  3. Siento discrepar, doña Marta, porque si es cierto que siempre hubo negociaciones con chantajistas (¿cómo si no existiría el chantaje?) también lo es que la doctrina unánime es no ceder. En el caso español sólo ha habido una claudicación, durante el jodido “proceso de paz”, pero en el ámbito internacional la constante es no rendirse a la pretensión. ja lleva razón en que si se cede lo que venga es imprevisible.

  4. Ya salió, Don Pangloss o como se llame. ¿Por que ponen comillas a PROCESO DE PAZ? Se les ve el odio a la legua, miserables, desde la calandria que se esconde en su jaula hasta la francesita o francesota que se mete por medio.

  5. Dilema insoluble, que no hay modo de resolver si no es cortándolo de un tajo, como lo del nudo gordiano. No queería verme en ese dramático cuento pero si me viera querría al menos mantenerme digno y firme.

  6. Es triste que tan pocos nos anublen el cielo del blog.
    En cuanto a la columna, me duele pero estoy de acuerdo. También duele un parto, un la cira que hacemos al hijo pequeñín, pero hay que hacerlas. Rogemos porque llegue el día en que desaperzca tanta barbarie.

  7. Eterna cuestión, pero eso no quiere decir que nos exima del compromiso que supone decantarse por una o utra opción: ¿Ceder o no ceder? El jeje sabe la respuesta y la expone con decisión. Los terroristas también, por lo que se ve.

  8. Hoy lleva el jefe a Punta Umbría a Kepa Aulestia, ex de Euskadiko Esquerra, antiguo etarra, ciudadano ejemplar luego, con dos cojones frente a los dóbermans ventajistas de Gara y sus secuaces. Que Dios reparta suerte. Y bendiga a este hombre que no se para en barras con tal de cumplir su compromiso con su tierra.

  9. Pone los pelos de punta sólo pensar que la decisión dependa de una, pero el problema es que hay decisiones que no pueden sipeditarse al interés propio, al menos en teoría. Desde ahora los islamistas saben lo que tienen que hacer para ganar la guerra sin pegar un tiro. ¿Es eso un avance o un retroceso? Dígalo cada espíritu fuerte y también cada alma frágil.

  10. Aqui, en USA, eso ni se discute: caiha quien caiga. Ha habido casos señeros y la verdad –ahy que reconocerla– es que el Poder no se ha plegado. Estos tíos serán loq eu queramos pero cuando se ponen a algo s eponen de verdad y no les tiembla el pulso.
    (Como me imagino algunos comentarios añado: por ejemplo, no les tembló en 1917 ni en Normandía…). Esto va sobre todo por los amdiradores de Javier Ortiz, persona a la que aprecio como escritor, sin embargo…

  11. Colgaos, que sois unos colgaos. Hoy echan por la tele la Supercopa y ustedes discitiendo tonterías, no te digo

  12. Páter, absuelva a este imbécil (me refiero a mi predecesor, no a mí mismo, que tambié lo soy, bastante) para que le den morcillas a gusto.
    Jefe, ni caso. El problema que isted ha planteado saca de quicio a mucho timorato, eso es lo que pasa.

  13. El “”proceso de paz”” fue un mesianismo totalmente equivocado del dirîgênte con menor capacidad intelectual -la osadía del necio- que padecemos, al menos desde don Rodrigo, el de la batalla de la Janda. No es la calandria, no yo al menos, un ave de jaula, ni una miserable como usted proclama, señor Sociata. A este foro se viene a hablar, no a insultar. No lo degrade con su vómito biliar, que luego crea escuela y aparecen otros indigentes cerebrales haciendo su cuchufleta ridícula.

  14. En los años 80 Afganistan fué invadida por la URSS y USA armó y asesoró a los islamistas contra el Ejército Rojo.
    Veinticinco años después ¿qué ha cambiado?

    Hiprócritas, cínicos, mentirosos etc.

    Toda la pléyade de escritores, políticos y vividores del imperialismo occidental no merecen más que la derrota con una GRAN CURA DE HUMILDAD.

    Cuando he leido el título me he asombrado. Creía que el jefe del blog nos hablaría de “La Piedad Peligrosa” obra de Stefan Zweig… ¡pero qué vá !..seguimos con la tarea encomendada a los comunicadores y creadores de opinión…¡ leña al Islán! Eso sí a Egipto, Marruecos, Pakistán, Indonesia, Filipinas, Arabia Saudita, los Emiratos y toda la comparsa que ayuda al Imperio….. ni mencionarlo.
    Y el gallinero contento de que corra la sangre…

    ¡Vergüenza de manipuladores apesebrados!

  15. 22:26
    Pepe Griyo
    A don Pangloss le recuerdo que lo del “proceso de paz” ya fue la segunda claudicación. La primera fue la precipitada orden (huída vergonzosa) de nuestras tropas de Iraq, que habían ido a poner un hospital para los nativos.

    Las vidas ahorradas de los coreanos secuestrados costará en el futuro miles de víctimas. Esta rendición junto con las tropas retiradas como consecuencia del atentado del 11 M son el principio del triunfo del terrorismo islamista.

    A don Marchena se le ha olvidado mencionar a Turquía.

  16. Querido Abate, comprendo su primer párrafo pero de ahí para abajo nada de nada. Será, como dice tan delicadamente Sociata, porque soy francesota. Yo prefiero franchuta, es más guay!
    Naturalmente que si se cede, las cosas se pondrán más difícíles pero no por eso se puede decir “que en el ambito internacional la constante es no rendirse ante la pretensión” Eso a menudo es de fachada, y por detrás se negocia en silencio.Lo que pasa es que ahora va la prensa y airea el trato, que no debería hacerlo.¿O sí?

  17. Salgo de mi duermevela, señor Abate, gran estúpido, pienso, porque llamar “apesabrado” a don josian pasa de la raya. Leo atenta sus cosas y vcreo que sos un boludo con ínfulas, un ignorante pretencioso. Ay, recuerdo cuando nuestros milicos lanzabna proclamas progresistas como hacés vos ahora. No lo estoy comparando con ellos, porque ellos eran grandes criminales y vos un ser diminuto. Tampoco entiendo cómo en el blog no se levantan voces ante estas afrentas. ¿Es que no tiene más amigos don josian, es que le temen a ese birria?

  18. Clama, Mendozina, simpática amiga, que no es para tanto. Las cosas hay que tomarlas según de quién vienen.

  19. ustedes estan en vanas palabreirias en ves de esofijenensusu vidas interiores ypreguntennse comoselas veran cuando mueran adonde iran si alcielo oal infierno solo jesucristo los salvara deir al infierno el cielo esreal yel infierno tambien arrepientanse ocambien sumanera de pensael pensamiento de DIOS ES PAZ BONDAD Y AMOR QUE DIOS TENGA MISERICORDIA DESUS VIDAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.