Eso de “nacionalidad histórica” que dice el chavismo ahora que es Andalucía es un puro disparate, porque nacionalidad es a nación lo que humanidad es a hombre. Si fuera de otra manera, es obvio que los catalanes hubieran procedido al revés de cómo lo han hecho y la nacionalidad histórica serían ellos y no nosotros. Ahora bien, juegos de palabras aparte –porque lo de “Andalucía es una nación”, que proponían a dúo desafinado IU y PA, también tenía guasa–, Chaves acaba de dar un paso irreversible: proponer que se suprima en el futuro Estatuto la mención constitucional de “la indisoluble unidad de la nación española, patria común e indivisible de todos los españoles”. ¿Qué motivo tendrá Chaves para repudiar la unidad de España, qué razón le asistirá para rechazar la idea de que España sea la patria común e indivisible de todos? Es posible que se les vaya de las manos esta almoneda y la subasta acabe como el rosario de la aurora. Chaves lo va a tener difícil, en todo caso, para explicarle a los andaluces este modelo mísero y entreguista de España que su partido necesita para mantenerse por ahí.

3 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.