“Si la casa del alcalde de Almonte es ilegal la Justicia debe intervenir” (copyright: Mario Jiménez, “el autodidacta”). Ya ven qué forma de pasar la patata caliente, qué descaro al echarle a los jueces una tarea –aclarar qué está pasando en el urbanismo almonteño y no sólo en esa casa tan particular del cuñado del alcalde—que obviamente corresponde antes que a nadie al Ayuntamiento, al gobierno municipal que ejerce el PSOE almonteño, al alcalde Paco Bella, más afectado que nadie por andar por medio su amigo y su cuñado. A estos políticos sobrevenidos, sin otra base que la adquirida en los pasillos partidistas, les parece un hallazgo que la Justicia intervenga en caso de ilegalidad y ni se paran a considerar la responsabilidad política que concierne a los partidos en que, presunta o demostradamente, se producen. En Almonte, se pongan como quieran ponerse, han ocurrido cosas que reclaman una explicación política si el partido que gobierna no quiere aparecer como corrupto. Echarle la patata caliente a los jueces es un truco tan viejo como inocentón.

1 Comentario

  1. Aquí hay tomate, no se lo tomen a broma. Están invitados a escuchar “Doñana TV”, pero aunque no la vean comprenderán que estps “incidentes” (incendios, amenazas, sabotajes) son palabras mayores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.