Un estudio flamante del sociólogo americano Kennet Johnson, a quien debemos ya diversos hallazgos de primer orden, pone en guardia al país sobre el hecho decisivo de que este año de gracia de 2010 será el primero en la historia de aquel gran país multirracial en el que el número de nacimientos acecidos entre la mayoría blanca será inferior al registrado en el seno de las minorías llamadas ‘étnicas’. El decrecimiento de la natalidad entre una población blanca cuyas mujeres retrasan cada año más la edad de la reproducción (se calcula que casi dos tercios de las madres yanquis son lo que ahora se llama “primíparas añosas”) enfrentada a la enérgica respuesta reproductiva de de las minorías y, en especial, de la hispana, plantada ya en una media de tres hijos por madre, permiten a los demógrafos calcular que, para el año 2042 aproximadamente, los EEUU no serán ya el país multirracial cuyas tres cuartas partes son hoy de raza blanca, sino unan república nueva en la que los blancos serán la minoría y el bloque étnico, tomado en su conjunto, la mayoría sobrada del país. El mundo deberá prepararse para ese futuro inquietante en el que va a invertirse el peso poblacional de los países desarrollados abriendo un panorama hoy difícil de valorar pero en el, sin duda, la historia habrá de enderezar su curso para adaptarlo a mentalidades inevitablemente nuevas para las que no contamos con ninguna previsión razonable. Graves cambios sociales, convulsiones radicales en el ámbito de la cultura, reajustes en todos los ámbitos de la vida abrirán ese futuro a una experiencia que, ciertamente, no fue ni entrevista por los padres fundadores, como resultaban imprevisibles en una Europa a la que todavía la mirada del sabio Sauvy veía alarmada como una muchedumbre blanca que crecía maltusianamente por encima de sus propias posibilidades materiales. Una gran fosa va a abrirse en el psiquismo de un “primer mundo” que, además de progresivamente multirracial, va siendo también ya multirracista. El forcejeo propagandístico que esta temporada traen entre manos Le Pen y sus sayones no me parece una casualidad desprovista de motivo.

 

Va a cambiar de modo decisivo, no lo duden, el criterio preciso para enfrentar esta realidad nueva. ¿Quién dirá pasadomañana en Francia, como aún decía Michelet hablando de la patria, que el elemento fatal de la raza resulta secundario porque un país, en definitiva, es “hijo de su libertad”? En ese cambio de color de la gran América reside quizá la clave más decisiva de un futuro que pocos habían entrevisto y que plantea descarnadamente el decisivo dilema entre la nueva integración y un multirracismo todo menos tranquilizador.

 

 

 

5 Comentarios

  1. Ay, los distintos escalones de la sociedad, no solo el arriba/abajo. He tratado -mi úlcera y mis arritmias pueden confirmarlo- durante uan temporada con albañiles, pintores, electr, fontas… Su concepto de la pareja, el sexo, la igualdad, la paridad y todo eso los sabe muy bien Niña Aído. ¡Por los cojones! Hasta la basca de clase acomodada está en puritita regresión en ese campo.

    Pero lo cierto es que la noticia de hoy es la subida de nuestro Anfitrión a los altares de la Sabiduría. Quienes aún no supieran de su excelencia, hoy tienen un motivo de más para llamarlo Excelentísimo. Su trabajo de muchos quinquenios sobre Covarrubias ha subido hoy al honor donde muy pocos llegan. Como bien nacido que es, ha nombrado, honrado y elogiado a su maestro Maravall mogollocientas veces. Laus Magistro.

    Y que bien guapo que estaba con su frac, coño.

  2. Una boda familiar me ha impedido desplazarme a Sevilla para contemplar el ascenso de nuestro amigo ja a Excelentísimo Señor y oír su discurso.

    Querido y Excelentísimo Señor ja me alegro sinceramente y mucho me gustaría poder leer su discurso.

  3. Mil parabienes al laureado. Que lo disfrute mil años, y así tendremos el placer de leerlo otros mil.
    Un beso a don José António.

  4. Realmente el Discurso de ingreso ha sido admirable a pesar de no constituir más que un resumen aligerado del extenso libro (366 páginas) entregado por la Academia a los asistentes al abarrotado acto Pido a ja que lo «cuelgue» aquí o en la Red para utilidad de muchos investigadores satisfación de lectores.

  5. No he podido asistir al evento, pero las reiteradas noticias que me llegan sin inmejorables. A mí no me estraña nada en ja, pero sobre todo no me extraña porque me consta que el tema que ha desarrollado (sobre la España de Felipe II) lo lleva trabajando qué sé yo los años. Me sumo a la anterior propuesta de que cuelgue el trabajo en esta página si es posible. Y enhorabuena, uan enhoranuena que nos alcanza a todos o, al menos, a la mayoría de los amigos de este casinillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.