No vale un duro. La palabra empeñada por Chaves no vale un duro, como está quedando patente en el estúpido y malicioso proceso del Ensanche Sur, cuyo desbloqueo le prometió el Presidente cuando lo visitó en campaña pero que ahora anda empantanado en las covachuelas de los picapleitos junteros. El problema no es sólo el daño a la capital –daño calculado para desgastar a un alcalde electoralmente intratable—sino el desprestigio de las instituciones que supone ver al primer mandatario de la autonomía saltando como una liebre sobre su propio compromiso formal, sobre todo teniendo en cuenta que, al final, tendrá que ceder y obligar a sus peones a que den vía libre. Huelva capital está siendo castigada por el PSOE de manera injusta y, encima, por encima de la dignidad de su Presidente. Pocas veces habíamos visto –y henos visto muchas– una aberración semejante.

2 Comentarios

  1. Para mi el desprestigio de las instituciones toco fondo cuando un tribunal como el de la junta de andalucia declaro legal una manifiesta ilegalidad -obra nueva y sin permisos- la central termica de la Punta del Sebo. Primero (ocupa y construye y luego ya lo legalizaremos…) como así ha sido.

  2. Lo peor de todo esto, Sr Gómez Marín, es que encima lo onubenses tenemos que ver cómo el marido de la Sra. Parralo, el arquitecto que alicató el cabezo de la Esperanza entre otras lindezas, (un centro comercial de lata o un Foro que se llueve por todos lados), da lecciones en el periódico del dueño del gaseoducto sobre lo que se debe o no se debe hacer en el Ensanche. Esto es durísimo para un pueblo como el onubense al que se castiga de la forma más rastrera por elegir democráticamente a sus gobernantes. Rastrera sí, porque el Ensanche nunca se llevará a cabo mientras Pedro Rodríguez sea el alcalde de Huelva. Esto lo dijo Barrero una vez y ese sí que para nuestra desgracia va a seguir mandando por muchos años. Ah!, y Juan Manuel trujillo no es un señor de Murcia, es un empresario madrileño de reconocido prestigio con muchos años de trabajo en Huelva. Barrero sí es un señor de Ávila que manda en Huelva y que acabará conseguiendo sus 13 hoteles en Punta porque no tiene a nadie que se lo impida. Y si nos descuidamos el arquitectísimo, ahora también maridísimo (que ya tiene bien colocadas a madre e hija) nos alicatará La Bota.
    Onubenses! levantáos!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.