A la at. de Pilar Vizcaino

Mientras discutimos nuestras aporías políticas, el cuerpo de un hombre desconocido aparece ahogado, una vez más, en nuestra orilla. Uno más, sin nombre ni rastro, alguien que irá a un tanatorio municipal a la espera de la improbable reclamación de los suyos. Llevaba días en el mar pero nadie lo buscaba: ¡no es posible mantener una contabilidad precisa del pasaje en las pateras!, oigan, y, bien mirado, acaso se ha librado de la miseria, de la explotación, de la quema de su cuchitril y del desprecio generalizado. No existía, de hecho, para nuestra “Europa de  de los mercaderes”, atenta sólo a la realidad subjetiva percibida por su mirada depredadora. No somos sino el penúltimo fracaso moral del sueño humano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.