Hay una Huelva “pública” pasiva y regiminista, resignada a su suerte bajo la batuta de gestores mediocres improvisados en la factoría partidista, y hay otra que no se resigna y trata de sacar la cabeza fuera del marasmo. El cuarto mandato del alcalde Pedro Rodríguez y el segundo del rector magnífico de la Onubense marcarán un antes y después en la crónica de la capital, a pesar de los obstáculos. Y un acuerdo como el de antier para crear una facultad de Medicina será, en esa crónica, un hito destacado por cuanto supone de reto a la propia capacidad como de desafío a las rémoras que nos retrasan. El Ayuntamiento ha comprendido que la UHU es emblema y mascarón de proa de nuestro progreso. Otras Administraciones, lamentablemente, no tanto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.