Estamos hartos de repetir que la derecha española no necesita enemigos porque ella sola se basta y se sobra para autodestruirse. Lo ha hecho dos veces en el cuarto de siglo largo que llevamos de democracia y en las dos por el acreditado procedimiento del rosario de la aurora, es decir, por la implosión de una disciplina que, tradicionalmente, o se pasa o no llega. Y en esas estamos, mientras desde el PSOE se oyen lamentos de cocodrilo alegando que un PP fuerte, como pieza imprescindible de oposición, debe superar lo antes posible la crisis actual, como si no estuviera en la mente de todos que él fue uno de los firmantes del execrable pacto del Tinell diseñado para cargarse a esa “oposición imprescindible” de una vez por todas, aislándola con el concurso de todos, filoterroristas (o sin filo) incluidos. Se disgrega el PP sin remedio, según parece, por tensiones internas surgidas del fracaso electoral y por la incapacidad de un liderato que no ha medido sus fuerzas ni bien ni mal, pero que, a estas alturas, no resulta fácil esperar que recupere el vigor perdido. ¿Las demás causas? Los que reclaman “primarias” olvidan que el PSOE se contentó con un breve paripé de esa excitante experiencia, liquidada, además, por otro par de memorables pucherazos… y ahí está: en el Poder, y más controlado que nunca, fiel al postulado de que todo partido, o es leninista o, más pronto que tarde, acaba yéndose al carajo. Los que cifran el toque en la existencia de alternativas, olvidan que el PP funcionó tan divinamente mientras no las tuvo que hasta logró la mayoría absoluta. Más razón pueden llevar quienes hablan de mantener los “principios” pero ello implicaría aceptar previamente que alguien, desde arriba, está tratando de desvirtuarlos, lo cual legitimaría cualquier rebeldía. Lo que no tiene sentido es postular que la crisis del PP de Rajoy se debe a una conspiración –¡otra vez!—en la que estarían implicados, por lo que estamos viendo, casi todos menos los elegidos de la nueva etapa. El caso es que, a falta de Herrero de Miñón, ya tenemos reproducido el cuadro de la UCD.

 

                                                                   xxxxx

 Es decir, que lo que no logró aquel ignominioso y antidemocrático pacto que fue aplicado a rajatabla durante toda la legislatura pasada, lo ha conseguido el reparto de ambiciones y el tironeo interno de las camarillas en su lucha por el poder, en la mejor tradición decimonónica de “las derechas” autodestructivas. Pero algo tendrá que ver en ello el líder cuestionado, sin duda posible, porque lo que no encaja ni a la fuerza es ese puzzle conspiranoico que se ha tratado de cerrar alevosamente encajando en él a una persona de tan probada integridad como María San Gil. No hace falta entrar en vidriosas valoraciones de los nuevos predilectos, pero ¿quién entiende la ausencia de Rato de la escena política, cómo justificar el ostracismo de un personaje tan valorado como Mayor Oreja, de qué modo cubrir la ausencia dialéctica de Zaplana y, en fin, con qué argumento plausible presentar como rebelde sin causa a un personaje como San Gil –uno de los raros políticos capaces de conmover a la opinión pública con la noticia de su enfermedad—a la que, sin ir más lejos, antier el propio Rajoy le estaba ofreciendo secundarle en la codiciada candidatura por Madrid? Esta democracia hemipléjica, y no sólo la derecha, va quedarse a los pies de los caballos que es, en definitiva, lo que persiguen los separatismos y ha propiciado insensatamente, por un egoísmo mal entendido, un PSOE que viene cifrando su ideal de continuidad en la liquidación del único adversario capaz de desalojarlo del Poder. Lo dicho: la derecha española no precisa enemigos porque ella sola se basta para inmolarse. Queda por ver si entre sus filas hay una reserva suficiente para caer en esta cuenta elemental y reaccionar en consecuencia. Si no la hubiera, no será solo la derecha quien lo lamente.

7 Comentarios

  1. Es muy propio de las derechas.
    Aquí pasa lo mismo pero con las izquierdas!
    Parece que más estúpida que la izquierda, es la derecha…y vice versa.Ganan por turnos.
    Un beso a todos y en particular a don Quercus por su respuesta de ayer, que no había leído, y que acabo de descubrir con la de doña Ishtar, a quien acabo de hacer un pequeño comentario. Se lo digo porque es tarde y ya no pensará en mirar para atrás.
    Besos

  2. Propio de JA escribir con tanta clarividencia de lo que pasa; esta vez con el PP. Gracias por su esfuerzo y tesón!.

    En nuestra familia hablamos mucho de este partido, de quienes son, de que pretenden, y de lo que les falta para liderar a esa gran parte de España -casi siempre en minoría- que cree en la decencia, en el trabajo honesto, el la educación sensata y responsable, en el reconocimiento de la verdad y en los valores ciudadanos.

    Y lo que les falta, a nuestro humilde entender, es eso: ideas y valores. Siguen creyendo que son los mejores gestores, que la economía de empresa es lo que mueve el país, que los acuerdos de las multinacionales y su cuenta de resultados son lo importante, y que dando -o prometiendo- vida confortable a la gente les van a convencer para que los voten.

    Que equivocados están!. En Andalucía los señoritos siguen mandando desde hace siglos -ahora simplemente hay otros nuevos-, y ellos (el PP)siguen siendo identificados con los de antes. La gente de Dos Hermanas, la de Utrera, la de Baena, la de Baeza sigue teniendo en el recuerdo lo que hicieron y como se aprovecharon de ello.

    Pobre Arenas, -a quién aprecio en su simpleza y su práctica de la micropolitica, como el dice-.

    saludos cordiales

  3. Equidistante como soy, apartidario mejor, cero que la crisis de que habla ja es una tragedia, en efecto, para la democracia, que no podrá marchar con una sola pata (porque lo demás son “pedúnculos”, todo lo más). Espero que se supere, eso sí, porque estos no más sensatos que lo fueorn los de UCD y menos zorros que los “sociatas”.

  4. En mi modesta y moderada acracia, más pose que otra cosa y lo digo antes de que me lo digan, el conceto -déjenme decirlo como Pepiño- que tengo sobre la derecha es de que no saben vender una peluca en vísperas de carnaval. Por contra, la sedicente izquierda, que viene a vender lo mismo, lo pregona de manera tal que a muchos les parezca imprescindible para seguir respirando.

    Eso por un lado. Por el otro, los que se dedican a la política en la derecha -con sus excepciones, claro- son gentes que tienen un oficio, una finca, un negocio, y si se visten de torero es para ser famosos y conocer la gloria de los aplausos. Sin embargo, los politiquillos de la izquierda, sedicente, repito -se m’ hascapao el sufijo ‘illo’, vaya- en su mayoría no tienen más brocha que con la que pintan y matarían si alguien intentase quitarles la escalera. Dos maneras muy distintas de de vivir de la cosa, de enfrentar el sueldito de fin de mes, aunque sepa que generalizando soy injusta.

    En cuanto a la Vandalucía, mi don Quercus, si usted conoce la Andalucía profunda de los pueblos, que estoy segura de que sí, sabe que existe un atavismo, una memoria reptiliana muy antigua, que hace que sea imposible que determinadas capas de la sociedad voten a la derecha. Yo misma tendría que hacer un esfuerzo casi inenarrable para tomar en mi mano una papeleta con la gaviota. Pero sé que sería capaz de hacerlo. Sobre todo como grito de protesta y rabia ante el régimen instalado desde hace treinta años, una férrea dictadura totalitaria apoyada para colmo en las urnas. Pero como hasta ahora, es una posibilidad imposible, me limito a escribir tonterías en medio folio verde.

  5. A mi doña Marta del alma: gracias por hacerme notar su última comenta de ayer, que efectivamente no había leído. Como soy fácil de convencer de un error, creo que usted llevaba más razón que yo. Lo que ocurre es que esa bendita familia con la que ha emparentado la estirpe borbónica que nos ha tocado como bola negra, me cae tan regorda, que se me sale la bilis.

    Además que la esbelta señorita y futura mamá me da la impresión de ser de las que gustan de soplar y sorber al mismo tiempo. Cosa difícil.

  6. El canal de internet por el que me suelo informar, acaba de anunciar que la señorita cuñada del presunto futuro jefe del estado españolito (será algo más pequeño cuando llegue a tocar pelo, si lo toca), ha sufrido la desestimación de su demanda contra los 57, ¡57, oigan!, medios de comunicación y que tendrá que pagar las costas del numerito.

    Sería una bellaca redomada, que lo soy, si dijera que lo siento por tan distinguida damisela.

  7. Sra Ishtar

    “atavismo”, “memoria reptiliana”, que tremebundos términos para calificar a la forma de pensar (estereotipos) de la gente de nuestros pueblos, que simplemente se acuerda de los señoritos que hasta hace 30 años campaban por sus respetos!.

    Si es más sencillo. Se trata de que el concejal de Bollullos de la Mitación (PP) no se enriquezca desaforadamente engañando a sus concidadanos con el nuevo poligono industrial y talando pinos de zona protegida para hacer una urbanización!.

    Que si un cargo del PP en la diputación de Sevilla (por Umbrete) va peinado con gomina y se viste de pijo, y encima va a ver lo que saca, y se le nota a la legua, es carajote perdío (como dicen en Cadiz).

    Que se enteren en el partido que a la gente de los ayuntamientos de los pueblos hay que tenerla disciplinada, que tienen que ser honrados y parecerlo.

    Que a la gente se la gana uno con el ejemplo!. Y que Antonio Sanz, habrá perdido kilos en la cintura, pero me parece que a la altura de la frente quizá falte algo…..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.