Dicen que el “delito de moda” es la conducción sin carné, por el cual, para que se hagan una idea, sólo en Jaén han sido acusados por la Fiscalía en un mes nada menos que cuarenta camicaces. Pero también está la inconcebible realidad de las redes pedófilas, día tras día desmanteladas por la constancia de los servicios policiales peor cuya proliferación, aparte de un escándalo que reclama implacables medidas de urgencia, resulta una realidad del todo incomprensible. O la sangría de la llamada violencia doméstica que descalifica doblemente a esta sociedad, de un lado, por la sangría misma, de otro, por la incapacidad de autoridad para atajarla. Los Juzgados rebosan, desbordados por estas desconcertantes fenomenologías sin que la Junta (la consejera) crea que esa Administración capital necesite otra cosa que “un repaso”. Es la otra cara de la crisis, inevitablemente superpuesta a la galopante que viven nuestras economías debido a los torbellinos externos tanto como a la pasividad interior. ¿Habrá vacaciones este verano? Ésa es la última pregunta inquietante que se plantea un país pretencioso hasta ayer, que ha resultado apenas un rebaño enloquecido y a la cuarta pregunta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.