Sin necesidad de creer a pies juntilla en la tesis de ese sabio que dijo el otro día en una universidad de verano (que es donde, normalmente, se dicen estas tonterías) que el cambio climático no era más que un invento de los ‘medios’, la verdad es que, como mucho ciudadano por todo el planeta, anda uno cada verano más escamado con los rigores de la canícula. Los datos no son para menos. Una ola de temperaturas tropicales abruma estos días a gran parte de Europa, donde ayer miércoles se registró en Bélgica el día más caluroso del año y hoy mismo se esperan en Alemania temperaturas récord, mientras en Francia –escaldado el Gobierno por la tragedia de anteriores estiajes—un buen puñado de departamentos permanecen en alerta ante el riesgo de que el calor aumente por encima de lo tolerable. Un amigo me decía ayer desde Londres que su termómetro doméstico marcaba los 37 grados pero que a media mañana había visto que, en el del Metro, el tope del mercurio se movía sobre los 47, una barbaridad que tiene a la metrópoli apalancada en cines y almacenes refrigerados y a los guardas haciendo la vista gorda ante los bañistas improvisados de Saint-James y Hyde Park. También en Finlandia, como en Suecia, se pronostican inminentes récords históricos, y en la joven república checa, por estas fechas atestada de turistas sureños, la providente autoridad anda preparando un plan severo para afrontar el tórrido fin de semana que se avecina. La ola se ha cobrado ya sus víctimas mortales lo mismo en Burdeos que en Murcia y no hay indicios, al parecer, de que la cosa vaya a mejorar. De nuevo, pues, el fantasma del cambio, la cabalgada imaginaria del jinete apocalíptico desde los hielos esquimales a los eriales del Sur, aunque probablemente sus cascos no causarán más bajas que las registradas en los terribles veranos de años anteriores. La memoria es frágil, pero durante el estío del 2003 el calor se llevó por delante, acuérdense, a 30.000 criaturas en Europa, la mitad de ellas en la Francia impía. El lunes podremos hacer balance. Mientras tanto ahí queda el tema para que apocalípticos e integrados se despellejen bajo la canícula, que si sí que si no, como ya va siendo norma cada verano. De momento ya está ahí otra vez la fábula de las ballenas enloquecidas y los delfines suicidas varados voluntariamente entre los turistas de la playa. No es ninguna bobada empezar a temer que el cuento del cambio climático vaya a acabar confundido con el del pastor y el lobo.
                                                               xxxxx
Resulta difícil aceptar que, con la precisión de los medios técnicos actuales, el Poder no disponga de un diagnóstico claro de la situación. Tan difícil como imaginar qué sería de nuestras poblaciones bajo estos climas severos si no dispusiéramos de la prodigiosa defensa de la climatización, instalada ya en la práctica totalidad de los hogares y centros públicos. Y hay datos, además, poco cuestionables, como la subida de temperatura media del Mediterráneo o el hecho de que la alarma cunda año tras año desde Canadá hasta la India, insistentemente atribuidos al abuso industrialista. En una prestigiosa revista científica leo que sin que exista la evidencia de un nexo directo entre la canícula y el calentamiento global del planeta, muchos indicios conducen a la hipótesis de que el calor seguirá aumentando durante los veranos por encima de las cotas tradicionales. Cualquiera sabe. Los grandes poderes industriales compran a los sabios del meteoro de la misma manera que alquilan a los que participan en las peleas farmacológicas, acogidos ambos gremios a los suaves microclimas que proporciona la opulencia. Ahí están las ballenas, sin embargo, ahí llegan también los delfines, y mi amigo londinense se juega la faringe bajo el climatizador sin quitarle ojo a la columna de mercurio. Tiempo al tiempo, que lo que sea, sonará. Saint-Exupéry decía que la civilización comienza por cierto deseo de calor y que luego el hombre, de error en error, acaba encontrando el camino del fuego.

10 Comentarios

  1. Pepe Griyo
    A quien pueda interesar:

    Tengo la intención de asistir mañana a las “Charlas del Mundo” en el hotel Barceló en P. Umbría.

    Si algún bloguero o bloguera activo que ande por estos pagos quisiera contactar conmigo personalmente me puede poner un e-Mail a:
    pgriyo arroba telefonica.net

  2. Qué me va a contar, Maestro, si servidora andaba días atrás por tierras del albariño y se ha venido a la sombra de la torre de mi don Hércules. Tras dos días de rebatiña en que la gente permanecía hasta la madrugada sentada en las terrazas -como en Triana- un tormentazo oportuno con la marea del Artlántico trajo chaparrones y algo de fresquillo.

    Pero le dio tiempo al tiempo para que muriera un obrero que laburaba al sol no en Écija, sino en Ourense, a orillas del Miño. Y un chaval que nadaba en el mar casi a la anochecida recibió un chispazo que le tiene grave en el hospital. Aquí el personal, para que no se asuste el turista y cancele reservas, intenta convencerte de que estos son dos días. Pero ciertamente para el fin de semana se anuncia nueva calorina y una ya piensa en emigrar al norte de Noruega. A ver.

  3. 20:25
    Ni pastor ni cuentos de Calleja, maestro, el lobo viene imparable. En el planeta mandan sus peores enemigos que son, por éste orden, los políticos, los empresarios y los economistas.

    Me indigno cada vez que oigo a algún imbécil reírse del calentamiento global cualquier día del invierno que haya caído una buena nevada. (Podría dar varios nombres muy conocidos pero entonces tendría que quitar el merecido calificativo)

    La gran preocupación mundial es el precio del petróleo, imparable porque los medios de extracción no pueden surtir a la creciente demanda, pero no se preocupen porque cuando pueda duplicarse, que se duplicará, no se quedará un barril de petróleo sin vender.

    “Resulta difícil aceptar que, con la precisión de los medios técnicos actuales, el Poder no disponga de un diagnóstico claro de la situación.” dice ja.
    El Poder, los diversos y grandes poderes saben perfectamente que vamos hacia la autodestrucción. Barajan fechas. La única duda que tienen es el ritmo porque no es uniforme sino acelerado aunque no uniformemente.
    Las últimas fechas para la supervivencia de los humanos varían según las premisas y quien las calcula pero los cálculos cada vez son más inquietantes y no es solo por el paso irremisible del tiempo sino porque son las fechas las que viajan hacia atrás.

    El protocolo de Kyoto no lo cumple el mayor contaminador de la historia ¡¡Lástima que 200 votos de Florida y un seguro pucherazo nos cambiaran a Bush por Gore!! Aunque habría que ver si Gore en el poder hubiera sido el mismo presidente que dice que habría sido desde su atalaya ecológica.

    Por si fuera poco, al carro de la contaminación se suman China y la India con sus crecimientos desbocados, nunca vistos antes en la historia de la industria, y en lista de espera tenemos todo el resto de Asia y África entera.

    Curiosamente la energía nuclear, hoy, es la más ecológica.

    Mi enhorabuena a doña Épi K por no haber dejado descendencia en éste planeta saturado.
    El norte de noruega se va a quedar, con el tiempo, hecho agua, doña, y por esas fechas el mar va a estar cerca de Aracena.

  4. Coñe, que se me olvidaba. La mi doña Rosa Aguilar tiene las ingles pero que muy bien amueblada como bien avisa el Anfi. Dentro de nada le dirán como a mi don Paco Vázquez, “¡vete al PP!”. Si no tragas con extorsiones, escupitajos y desprecios -la txacurrada- o se te ocurre promover la concordia, la paz, piedad y perdón de mi don Azaña eres un franquista del copón. Huy, mi don Páter, lo que se m’hascapao.

  5. Me permite “Pepe Gryllo” la siguiente pregunta: Imagínese que llena un vaso con cubitos de hielo, como si se estuviera preparando un cubata. Entonces lo llena de agua hasta el borde, y espera que los cubitos se conviertan en agua líquida, ahí va la pregunta: ¿Descenderá el nivel de agua o rebosará el vaso?. Una pista, el hielo flota en el agua. La pregunta es por aquello de que el mar va a estar cerca de Aracena.
    Por cierto, voy a intentar estar mañana en Punta Umbría si el tráfico me lo permite, sentí muchísimo perderme la charla de una de las cabezas más serias y rigurosas de España, me seguiré conformando leyendo sus magníficos libros, claro estoy hablando de Vicente Verdú. Si estuvo Vd. se agradecería un resumen de la muy segura brillante charla.

  6. 23:15
    ¡¡Qué pregunta D. Isaiah,!!
    Puede estar tranquilo por el nivel de su cubata porque solo subiría según el volumen del hielo que excede de la superficie que es una décima parte aproximadamente, pero como mientras el hielo se funde se han ido casitodas las burbujitas, que también tienen su volumen, puede que hasta baje el nivel. Yo, personalmente, prefiero el vino tinto sin hielo ni burbujas.

    Otra cosa pasa en ese vaso que llamamos Mar y que usamos como letrina universal.
    Se sumará al nivel del mar todo el hielo que sobresale de la superficie más el de los glaciares que seguirán en regresión hasta su total desaparición.
    También contribuirá a la subida del nivel del mar la dilatación de sus aguas por efecto del aumento de la temperatura, y ya sabe que el mar tiene una profundidad media de 4.000 metros que puesto a dilatarse vaya Vd. a saber.

    Por el contrario, tendrá un efecto corrector la mayor cantidad de vapor de agua contenido en la atmósfera debido a la subida de la temperatura y también la cotradilatación del agua del mar en las grandes profundidades por las enormes presiones que soportan.

    Por supuesto si los especialistas no se ponen de acuerdo tampoco puede éste modesto diletante servir de árbitro en tan complicada cuestión pero le aseguro que si se funden todos los hielos de la Tierra muchos países desaparecerán totalmente, incluida Punta Umbría, Gibraleón, Sevilla y si el agua no llega hasta Aracena seguro que se acercará a Calañas.

    Otra cosa es el clima que va imparable y hay un punto a partir del cual las rocas que contienen CO2 empezarán a soltarlo y llevarían al Planeta a un estado parecido al de Venus, según explicaba el prestigioso Carl Sagan en su serie Cosmos.

    D. Isaiah, si aparece Vd. por aquí me encantaría saludarle.

  7. Perdón, me fuí a Triana a tomar unas cervezas. Cada día me gusta más vivir en este barrio!. Bueno hablemos de modelos de metorología. Primero la respuesta, el nivel del agua en “mi vaso” descendería, el agua sólida es menos densa que el agua líquida, de ahi que floten los iceberg. Pero como aficionado de todo y maestro de nada, o casi nada, me busqué un colega experto en modelos oceanográficos que me sacó de esa duda hablándome de que lo más importante es la relación entre las corrientes marinas y el llamado calentamiento global. Según ciertos modelos que se han simulado en ordenador lo que posiblemente ocurrirá, si son ciertas algunas teorías, es que al final del día, habrá una nueva glaciación. Ahora me da pereza, pero estoy seguro de poder encontrar un “review” muy interesante publicado en Review Modern Physics sobre el tema, parece ser que los gringos que hicieron la conocida película en la que se veía New York congelada, explicaba bastante bien el modelo, confieso que no la he visto. Pero también recuerdo haber leido que esos modelos exigían, para poder sacar conclusiones, hacer extrapolaciones que dependían en exceso de la voluntad de lo que se quería obtener. No se fie mucho de mi memoria, yo no lo hago, pero lo que recuerdo era que sacar conclusiones sobre este tema era algo similar a las conclusiones que se podían sacar sobre la Teoría de las Supercuerdas. Si nuestro amable y querido anfitrión lo cree conveniente, mañana puede presentarnos en Punta Umbría, me conoce y espero que lo conozca a Vd. también.

  8. 09:07
    “Pero también recuerdo haber leido que esos modelos exigían, para poder sacar conclusiones, hacer extrapolaciones que dependían en exceso de la voluntad de lo que se quería obtener.”
    Exacto, y ahí está la perversión del optimismo.
    ¿Por qué me decanto por el pesimismo? Simplemente porque los cambios medibles que estamos sufriendo, aunque ya habían ocurrido antes, fue en plazos de millones de años y nunca provocados por la conducta voluntaria de algunos de sus habitantes en un solo siglo.
    ++++++++++++++++++++++++++
    No estuve en la charla de V. Verdú. Estuvo nuestra bloguera doña Clara y el lunes 17 hizo una pequeña reseña. Me hubiera gustado estar y también me habría gustado plantearle alguna pregunta.

  9. ¿Está seguro de su afirmación?:

    Los cambios medibles que estamos sufriendo, aunque ya habían ocurrido antes, fue en plazos de millones de años

    Los datos que hay “fiables” no tienen más de 100 años. Los datos indirectos son “relativamente” fiables, estoy recordando algo que me dijo un colega historiador sobre la fabricación de vino en el Reino Unido, debido a un calentamiento breve que hubo hace ya varios siglos.

    Pero me gusta más la discusión sobre los “modelos”, ya que en mi opinión, no es una cuestión de pesimismo o de optimismo. El Progreso del Conocimiento se basa en lo que me permito denominar “procedimiento de Darwin”, ya sé que es anterior, pero le tengo tanta admiración al británico que me atrevo a ponerle su nombre. Consiste en “mirar y pensar”, permítame ponerle un ejemplo bien conocido. Planck abordó un problema que no se conseguía explicar con el “modelo” que se disponía en ese momento (llamésmolo modelo de Maxwell o si quiere se más preciso, fórmula de Rayleigh-Jeans), el experimento decía que el modelo fallaba al intentar explicar la radiación del cuerpo negro al acercarse a la región del ultravioleta. Pues bién, Plack en un “acto de desespración”, se inventó otro modelo, con la seguridad de que ese nuevo modelo sería “actualizado” más adelante. No fue así, puso la base para el desarrollo de la Mecánica Cuántica, y lo que vino después ha sido INMENSO. Este es un ejemplo de modelo que se adapta (modifica) para lo que se quiere explicar, sin seguridad de que se estén haciendo bién las “cuentas”, y que además, y recuerde sin querelo Planck, tiene mucho éxito. Algo similar creo que está ocurriendo con los modelos que se proponen sobre meteorología, y que llevan a conclusiones diferentes. Creo recordar haber leido recientemente en Nature que el tamaño del agujero de la capa de ozono había disminuido, no sé si es importante o no, pero lo que sí es importante es que toda inversión pública en investigar “con rigor y seriedad” sobre meteorología, como en otros muchos campos, es instrumento de progreso, aunque solo sea para que progrese el Conocimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.