No habrá, a lo que parece, reacción enérgica y proporcionada del Gobierno ni de la Junta para enfrentar el auténtico colapso judicial que, de vez en cuando, produce barbaridades como las que recientemente hemos debido la mentar. Y no lo habrá porque la inversión que se precisa, tras tantos años de abandono, es grande pero, sobre todo, porque tanto ZP como Chaves están convencidos de que el gasto de Justicia no es rentable políticamente. El ministro puede decir lo que quiera pero es evidente que cientos de miles de sentencias criminales pendientes de ejecución equivalen a una Justicia fracasada, aunque no menos que la insoportable tardanza de una Administración  que los políticos, por la cuenta que les tiene, se resisten a dejar en manos de los jueces. Dice el ministro que esa situación es “endémica”. Como lo oiga el padre de Mari Luz se va a enterar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.