Están siendo muchos los incidentes antidemocráticos en precampaña y en campaña. Demasiados y, evidentemente, mal que le pese algún autodidacta, dirigidos en la inmensa mayoría de los casos contra las opciones rivales del PSOE. ¿Quiere ello decir que es el PSOE quien envía a los reventadores? Pues no más que cuando desde el PSOE se acusa al PP –y al alcalde de Huelva, faltaría más– de organizar las broncas contra sus mítines. Lo que no se puede justificar es que una organización que se dice ‘civil’, como la Mesa de la Ría, decida cuando se le antoje quien puede celebrar en paz un mitin y quien no, entre otras cosas porque en ella se sienta en lugar destacadísimo algún partido que, aunque sin muchas expectativas, concurre a las elecciones. Nada más contrario al civismo legitimador, en cualquier caso, que estas actitudes autocráticas por parte de quienes, por cierto, representan bastante menos a la sociedad que los partidos boicoteados. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.