Que la mejor defensa es un buen ataque parece asumido por muchos trabajadores contratados en las empresas públicas de la Junta y beneficiados por el “decretazo”. Caso supremo, la carta injuriosa que el hermano del líder el PSOE jiennense –que es uno de ellos– colgó en su blog de Internet descalificando a los funcionarios auténticos con el peor de los desprecios, disparate que la palinodia entonada al día siguiente no compensa por más que deje en evidencia la catadura moral del injuriante. Griñán ha partido por dos la Función Pública y dudo muy seriamente que lo que vaya a ganar su partido metiendo con cuña a esos contratados “a dedo” compense, a la larga, a nadie, salvo a estos. Lo que no puede tolerarse es que la causa de esos advenedizos se apoye en la descalificación de los auténticos funcionarios. Griñán que, al fin y al cabo, funcionario es, está demostrando que la política puede llevar a cualquiera a donde sea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.