La famosa Faffe acabará siendo el paradigma de las corrupciones vividas por “el régimen”. Los tres Presidentes –Chaves, Griñán y doña Susana—tendrán que comparecer inminentemente en el Parlamento para dar explicaciones, cuando ya es opinión difundida que el chiringuito sirvió como banderín de engache de enchufados y garlito para evitar controles con el fin de permitir el saqueo de fondos públicos. La Oposición lo va a tener fácil durante esta semana para desollar viva a esa criatura del agio que ha logrado extender la mala fama de nuestra autonomía –¡como si fuera la única!— en España y hasta fuera de España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.