Otra vez el cinismo presidiendo la lógica de los pactos. Desde el PSOE, un personaje de lo menos claro, como su secretario de Organización, toca a rebato para acorralar al PP y quitarle cuantos más ayuntamientos mejor, pero de paso denuncia y alerta ante “la marrullería política de Arenas” que, asómbrense, tratará a su vez, según aquel, de arrebatarle los suyos al PSOE. Los pactos propios son magníficos –“de progreso”, suelen llamarlos–, los ajenos simplemente marrulleros. Y por supuesto, los electores al margen, sin voz ni voto, uunto en boca ocurra lo que ocurra, por lo menos hasta dentro de cuatro años en que serán llamados de nuevo para que vuelvan a dar carta blanca a estos trujimanes. Esta democracia no se tendrán firme mientras no elimine, en efecto, tanta marrullería y tanta poca vergüenza. Unos partidos que se pasan la legislatura increpando al rival pero se asocian a él en la siguiente, dan la medida de la actual olla podrida. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.