Un ex-concejal de Sevilla, un tal Fernández, le ha explicado al juez, tan pancho, que en su día compró sin papeles material de bomberos por valor de 644.000 euros, debido a la “presión mediática” que sufría el Ayuntamiento en aquellos momentos. Sin papeles quiere decir sin resolución previa del gobierno, sin pliego de condiciones y sin dar entrada en el concurso a nadie más que a quien, por los motivos que fueran, se le antojó al edil. Bien, esperemos a ver qué sucede porque eso antes se llamaba prevaricación y era algo que, sin necesidad de intérpretes leguleyos, entendían hasta los bedeles. Se pasan la Ley por el forro. Esta enorme crisis que atravesamos debe tener mucho que ver con semejantes procedimientos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.