Nadie ha ilustrado mejor la teoría de la doblez política que ese acreditado profesional de la vida pública que es Antonio Romero, el portavoz de IU, al decir que las chorradas de Guerra sobre la discusión estatutaria carecen de importancia puesto que, en definitiva, en este especialista en confusiones ya sabemos que “su lengua va por un lado y luego su voto va por otro”, siendo lo importante –siempre a juicio de Romero—lo que produzca el voto y no lo que diga la lengua. Jamás escuché más cínica defensa de la falacia política ni vi una renuncia tan contundente a la sinceridad que debería presuponérsele a los gestores de la vida pública. Nunca he oído nada tan opuesto a la candorosa defensa de la función pedagógica de la política. “Haz lo que yo digo, no lo que yo hago”, decía el cura a los seminaristas. Guerra hace de hecho lo contrario y a Romero le parece de perlas este recurso al camelo.

2 Comentarios

  1. Este Romero, cazador con bigote, sigue aquello de “gato negro gato blanco que más dá, lo importante es que cace ratones.

    Así no hay manera.

  2. Más sencillo: ese Romero, como el que aquí fracasa siempre (Valderas) no son más que vividores de la política, y hay que comprender que algo tienen que hacer para que no se les diga que son estatuas. En Huelva el Coordinador General y de los Grandes Expresos Europeos, don Diego Valderas, no sale diputado ni a tiros, Por eso ha pedido a Chaves (¿a cambio de qué?) que aumente el número de diputados: para que quepan más a ver si entra él de una vez. ¿Alguien cree que tiene sentido que coordine la Izquiera raidcal uno que los votantes rechazan una y otra vez?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.