Hace años que Alemania lleva adelante una costosa campaña de difusión de su idioma por todo el mundo, consistente, entre otras cosas, en subvencionar infinidad de cursos gratuitos por doquier, aparte de reforzar las instituciones docentes, públicas o privadas, que funcionan en la mayoría de los países. Los franceses mantienen hace la intemerata, desde Chile hasta Vietnam, desde Suecia hasta España, sus famosos liceos y escuelas, auténticos nuncios de una “cultura y civilización francesas” que llega a todas partes. Otros países apoyan más o menos sus lenguas, fuera de Inglaterra que sabe perfectamente que su idioma es hoy una verdadera ‘koiné’ y no precisa por ello de apoyo alguno. ¿Y nosotros? Pues nosotros gastamos lo que podemos (y a veces lo que no tenemos) en algunas instituciones de variable prestigio, al tiempo que nos encargamos de cargarnos la lengua dentro del propio país, que es lo verdaderamente devastador, bien consintiendo que se incumpla lo establecido en la propia Constitución, bien cerrando los ojos ante el avance de las taifas autonómicas que aspiran a la secesión y que, como en Cataluña especialmente, hace mucho que batallan por extirpar el español de la escuela y, a ser posible, de la calle. Ahora mismo, el llamado “hexágono” balear, un gobierno de seis socios encabezado por el PSOE, acaba de anunciar que va a reducir el horario de enseñanza del castellano eliminando el proyecto de trilingüismo ideado por el anterior gobierno del PP para equilibrar las cosas y contentar a todos. Craso error, en todo caso, porque eso supone no entender que lo que los lobos nacionalistas persiguen no es mantener o fomentar su lengua vernácula (que eso es tan legítimo como casi inevitable) sino desarraigar de una vez por todas esa seña decisiva de la identidad que es el idioma. El complejo de los nacionalistas –un complejo de clara inferioridad– no busca superarse sino destruir al envidiado. Y hoy el propio partido en el poder cede ante esa pretensión indecente y tal vez suicida por el plato de lentejas que es un gobiernillo hexagonal.
                                                               xxxxx
Curioso: la opción balear consiste en eliminar el español para centrar el aprendizaje escolar en un plan de “inglés para todos, pero sin reducir el catalán”, una extraña elección que dejaría perplejo no digo ya a un británico sino a un galés empeñado en mantener contar viento y marea el pulso con la avasalladora lengua inglesa. Dicho de otra manera, que prefieren que se hable inglés en esa tierra española antes que español, es más, que tal vez lo que buscan es que no se hable la vieja lengua materna que hace muchos siglos convive con la terruñera, como si la extirpación de una lengua fuera una providencia aceptable en cualquier sistema cultural, como si la muerte (en realidad, habría que hablar de asesinato) del segundo idioma mundial y su sustitución por el discurso lugareño fuera de recibo en un país civilizado. Ahora bien, no confundamos, no tomemos la cuestión lingüística por un problema cultural o un pulso ciudadano, sino como la consecuencia fatal de una decisión política respaldada por el Gobierno y su deliberada estrategia de permitir que las autonomías campen por sus respetos en lugar de integrarse en un proyecto común y plural. No sobrevaloremos a los régulos de las taifas: ellos hacen lo que hacen porque se lo permite progresivamente un Estado debilitado al que el Gobierno pone sin recato en almoneda cada vez que le viene bien, empezando por una lengua que asombrosamente le importa un rábano a nuestra dirigencia, como si la lengua fuera separable de la mentalidad y no funcionara como su sostén último. Rimbaud echaba de menos el día en que todos los hombres se unieran en una sola lengua universal. Estos catetos se conforman con recrearse vindicativamente, como el que rompe una vidriera de un cantazo, en la parla doméstica de la aldea natal.

31 Comentarios

  1. ¡CATETOS! Una palabra que da en el clavo. Le hubiera sobrado el resto si no fuera porque, como de costumbre, el resto es tan isntructivo e ingenioso.

  2. Lo que sucede con la lengua en España no ocurre en ninguna parte. ¡En Inglaterra o Francia podían intentarlo los galeses o los bretones, que se iban a enterar, como jagm ha comentado más de una vez! EStamos ante el principio delm fin de todas formas. No hay que hacerse ilusiones salvo que España cambie, gire 180 grados y recupere su dignidad, algo que me parece improbable gracias a esta banda de traidores y estúpidos gobernantillos.

  3. Seguro que les gustaría repetir lo “Habla la lengua del Imperio”. Pues se van a joder esta vez, E S P A Ñ O L A Z O S.

  4. Destruir una gran lengua para sustituirla por una pequeñita es insensato. ni Pla ni el propio Maragall el viejo, ni Vázquez Montalbán ni Azúa ni tantos otros tuvieron nunca esa tentación de, efectivamente, catetos sin remedio. Allá ellos, porque también puede ocurrir que el pueblo siga hablando, por la cuenta que le tiene, las dos lenguas, si es que no quiere quedar recluido en el pequeño aprisco nacionalista.

  5. “En la mitad de un barranco
    gritó un negro con afán:
    Dios mío, quién fuera blanco
    aunque fuera catalán”.

    Sin comentarios.

  6. A mi padre no lo he visto nunca tan cabreado como un dñía en el aeropuerto de Barcelona con una tía habñandole en catalán como si no supiera español. Yo era del Barça pero ese día me borré.

  7. No sé que harán el día en que, hay que imaginarlo, en Cataluña ya no se habel más que catalán. Con sus turistas, con sus editoriales, con sus relaciones internacionales pero sobre todo con sus caalanes españolhablantes que son tantísimos. Esperemos que nuestros emigrantes –a veces tan charnegos– se rebeln contra esta dictadura absurda.

  8. No hay más culpa que la de un Gobierno débil que consiente que las leyes no se apliquen cuando lo imponen sus “socios”. Culpar a los nacionalistas incluso es injusto: a quien hay que culpar es al Gobierno que desde Madrid propicia la fractura de España, eso que tanto les cabrea que se diga pero que es una realidad como un templo.

  9. Ha sido tarea del PSOE organizar este lío regional que ha roto la antigua nación. El problema es quien será el que intente al menos recomponerla.

  10. Comentarios como el de ese Pere auténtico o espúreo demuestran que la pelea por la lengua, que esconde objetivos de hegemonía de ciertas elites económicas y sociales, se basa en el odio inducido durante años. Miren al Barça retorciéndose en una dolorosa crisis por el triunfo del Madrid. Nada de esto es normal pero es lo que hay. Para encontrar un Azúa, un Arcadi Espada, un Boadella, hay que espurgar mucho.

  11. Hablan de la belleza del catalán… “Al pie de la fint del gat, una noia una noia, al pie de la font del gat una noia e un soldat”. Salvemos a Gimbernat, a Espriu, a Pla, a Manolo y mandemos al carajo a estos catetos rompepatrias. (Lo de catetos va a ser un acierto de temporada).

  12. Si el PP no hubiera sacrificado a Vidal Quadras otro gallo cantaría en Cataluña y a los ultras. Ahora deberá buscar hasta que encuentre un cartel con un hombre tan entero como aquel, que no le va a ser fácil. A Vidal le he escuchado las mejores críticas de la intolerancia ultranacionalista, una vez en la Charla que jagm le organizó en Huelva.

  13. Esta misma temprana reacción del blog dice mucho sobre la actitud de los españoles frente al poryecto de un puñado de catetos. Cuando ZP sea sólo un mal recuerdo es posible que ni nos acordemos de estas pesadillas.

  14. Bueno, tocayo, has quedado como Cagancho en Almagro. Te guste o no, eres -al menos por ahora- tan español como yo. Así que, que te vayan dando y relájate para poderlo disfrutar, que un esfínter apretado es doloroso.

    Jefe, ¿de verdad que somos la segunda lengua, más que el mandarín?

    Un tipo inteligente que escribe en los papeles protestaba en un periódico galego que a su hijo le birlaran unas horas de español -hace siglos que no le llamo castellano, pues lo escribo pero no lo hablo- para enseñarle la dulce lengua de Rosalía. Decía el muy paladín que todas esas horas dedicadas al DIALECTO -como el panocho, el bable o el polaco, mal que les pese- que más se parece al vecino imperialista, le iban a servir de un pimiento cuando pasara el puerto de Piedrafita. Más razón que Santo Tomás, el Aquinate.

    Cuando un chaval de Vilanova i la Geltrú llegue a la Quinta Avenida, le va a resultar más difícil que lo entiendan en polaco o en un english de academia, que en un españolito dulzón que mucha gente entiende y chamulla. Para darle gusto a cuatro aldeanos -y a un Circunflejo que no llega a poderse subir los pantalones de un día para otro- estamos quedando ante la comunidad mundial, la aldea global que decía el otro, como unos tontos del nalgatorio. A mí que me borren.

  15. ¿Mandarín? Bueno, don Pero, considere que hay muchas lenguas en ese paquete, y que China es muy grande. La segunda lengua, hoy por hoy, es el español o castellano, como decía don Sebastián de Covarrubias, a quien me consta que jagm conoce al derecho y del revés por haberle dedicado mucho tiempo tesinero.

  16. De acuerdo con la previsión de don Pero, pero (valga la redundancia) no nos negará que para comprobar lo poco que alcanza su chamulla habrán des destuir primero la de todos. No bormeemos con esta cuestión tremenda, gravísima: destruir una lengua, acorralarla, extirparla como si fuera un mal. Los nacionalistas han llegado en su locura estúpida a límites que no podíamos ni imaginar hace un tiempo.

  17. Aquí en las covachuelas comunitarias el personal se toma a chacota las pretensiones de uso lingüístici planteadas por nuestras taifas. Más razón que un santo lleva gm al citar el caso del galés o de algunas “lenguas provinciales” francesas, con las que sus sólidos Estados no permitirían la más mínima ligereza.

  18. “Siempre la lengua fue compañera del Imperio”, escribió Nebrija en ocasión memorable. Y yo siempre entendí por “imperio”, ejercicio legítimo del poder necesario, no organización política internacional. Nuestra lengua flaquea porque flaquea nuestro “imperio”, el poder legítimo del Estado, hoy por los suelos.

  19. Mala gente, resentida, odiadora, envidiosa: eso es lo que son la mayoría de los nacionalistas. Escuchen, observen a Arzálluz, a Más, a Pujol, a Otegui y verán como notan enseguida esos sentimientos podridos. ¿Conocen a algún español carcomido literalmente por el éxito de ellos?

  20. Lo del “hexágono” balear es una vergüenza, pero ¿por qué culpar a la mercadera que vende su cuota de poder, su bisagra, y no al PSOE que la compra teniendo la responsabilidad de gobernar la nación entera? Es fácil apuntar por abajo, pero los tiros deben dirigirse a la cabeza.

  21. Acabo de llegar de una reunión como invitado efectuada en el Auditoriun de Barcelona de la corriente crítica “Reagrupament” perteneciente a ERC.

    Una nueva situación mucho más consecuente entre lo que dicen los políticos y lo que hacen, puede comenzar en ERC dentro de unos meses si se lleva a cabo el pase a la reserva, de la mayoría de los “políticos profesionales” de dicha organización.

    Si esto es así, -cosa que creo que es dificilisimo llevar a cabo-, Cataluña comenzará a ser un referente prioritario de la deriva que tomará la política en los próximos años.

    Es sábado y creo que será imposible que pueda hacer una intervención sobre el escrito de JaGM, tan alejado de la realidad del sureste español, que parece la de un eslavo.

    15.36 h.

  22. “Los nacionalistas han llegado en su locura estúpida…”, dice usted, mi don Arouet, y yo continuo “…porque hay unos cientos de miles de ciudadanos insolidarios, exclusionistas, egoístas, ombligueros y ventajistas, por no añadir racistas, explotadores y algún piropo más, que los suben a su pedestal de estiércol y carcoma y algún inepto guisante que vende su dignidad por seguir donde unas bombas lo pusieron una mañana de muerte, dolor y sangre”.

  23. Habló el charnego: ¿ERC hará a Catalula “referente” de…? Venga ya, criatura. En ERC unos profesionales sucederán a otro que serán igual de fanáticos que ellos, y mantendrán su política de “cabezas de ratones”. Gran tragedia, no entender que a Cataluña la ocurrirá cin España lo que al Barça con el Madrid…

  24. Desde Nashville veo con perspectiva y claridad tu enfoque de la vieja cuestión, y de paso, de me río mucho con esa fórmula de los “catetos” que sólo se le puede ocurrir a un andaluz. Es verdad que es de catetos echar a pelear las palabras… Pero no olvidemos que tras ese velo se ocultan grandes intereses. El catalanismo, como el vasquismo, no es, no fue nunca un movimiento del pueblo sino una estrategia burguesa, que sólo la doble tragedia del franquismo y el terror ayudan a perfundir hacia abajo.

  25. Es que en Bilbo se vive de p.. madre, oyes. Te calas tu txapela, te tomas unos txikitos y unos pintxos y como un rey, pues. Eso si no te meterías en polítika, en plan españolazo ¿sabes? que ahí no respondo.

  26. Patxi, no trago: eres más falso que Judas, ni eres de Bilbo ni carajo, pero tiene gracia la parodia que, por cierto, no sé a qué viene.
    Estos conflictos fanáticos van a llevar al mundo a una situación posiblemente nueva, desconicida, de riesgos incalculables y, como consecuencia segura, de poderes fuertes y autocráticos. En Londres, en Glasgow, andan de cabeza. En Ibiza también. ¿Qué “alianza” querrá hacer este descerebrado que nos gobierna con esos malvados? ¿Y qué tendrá que decir ahora del “proceso”?

  27. Me sumo a los comentarios (excluidos los de los border line) y echo de menos a madame Sicard, muda estos días.

  28. 22:59
    Le aseguro, doña Marta Bis, que doña Sicard ni sus paisanos pueden entender los absurdos problemas que nos plantean los nacionalismos crecientes ni menos aún la complicidad y el apoyo que les presta nuestro ZP con el único propósito de despertarse un día más en la Moncloa.

  29. Gracias por acordarse de mi. Pues, la verdad es que las revendicaciones linguistícas catalanas ya me habían escandalizado cuando …..cuando los juegos olímpicos, cuando los anuncicios se hacian en francés (la lengua de los juegos), en catalán y después en castellano!

    No comprendo como, teneniendo a la vez una lengu tan hermosa y tan universal la tiran y van a buscarse una mala copia. …Ellos se lo pierden….pero lo malo es que todos pagarán el pato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.