Hay quien dice fue un disparate que las competencias en materia de Justicia pasaran del Estado a la Junta. No seré yo quien lo repita aunque si escuchan ustedes a muchos jueces y fiscales, verán lo que es bueno. ¡Pero si el urinario de la Audiencia de Sevilla no lo han adecentado hasta que llegó el mediático acontecimiento de los ERE! Antier se inauguró por todo lo alto la nueva oficina fiscal, proclamada como un “hito histórico” por la consejera Aguilar pero, ay, sin la imprescindible dotación digital. Y lo curioso fue el silencio de las fiscalas con mano en plaza ante el desahogo juntero: no dijeron ni mu sobre esa deficiencia. Por lo que se ve, digan lo que digan los magistrados de a pie, los que tienen cargo parecen haberse acomodado sin problemas a la nueva situación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.