El consejero de Educación parece que apuesta fuerte por volver a la olvidada “clase de lectura” en que se criaron los párvulos de tantas generaciones. No le falta razón, desde luego, dada la insolvencia comprobada de nuestros escolares a la hora de comprender un texto, y menos si reconoce, como ha hecho, que Andalucía tiene “una necesidad clara de mejora”. Lo que no sabemos es si eso resultará suficiente para compensar nuestra pésima posición en el conjunto español, en el que ahora ocupamos posiciones nada envidiables según todos los informes, incluido el del propio Ministerio. Esta Junta –su partido—lleva más de treinta años gobernando esa educación fracasada. Que dé señales siquiera mínimas de admitir la realidad ya supone un logro considerable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.