Nuevos ataques –incendios incluidos, persecución de trabajadores– a las empresas onubenses instaladas en Argentina, las mismas que la vicepresidenta del Gobierno aseguró que serían protegidas gracias a su mediación. Y la Junta, ni mu. A Chaves no le interesa la economía más que en clave partidaria, de manera que puede actuar como un abanderado de nuestras inversiones en Marruecos –un régimen corrupto donde los haya– pero no va a mover un dedo para defender a unos “emprendedores” andaluces que no son de su cuerda, a pesar de que se lo han solicitado las organizaciones empresariales. Hasta la Junta de Galicia ha echado su cuarto a espadas en esta historia deplorable de la que nada dicen tampoco, todo hay que decirlo, los partidos de Huelva, alguno por razones obvias, otros inexplicablemente. Si esta situación afectara a inversores de alguna autonomía “de primera”, no cabe la menor duda de que otro gallo cantaba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.