Enorme conmoción ha causado en todos los ámbitos la medida de gracia del Gobierno a favor del asesino en serie contumaz De Juana Chaos. A pesar de estar cantada, aunque a nadie con mediano criterio se le pueda ocultar que esta concesión –tenazmente exigida por ETA y Batasuna, valga la redundancia– debe de ser un prerrequisito impuesto por la banda terrorista en la mesa de negociación. O De Juana sale o se rompe la baraja: ese ha sido, sin duda posible, el envite. Y el Gobierno ha tragado, achantado como si le hubieran desinflado el farol unos gariteros con arrestos. Hay teorías para todos los gustos, pero sobre ellas puede establecerse una doble conclusión: primera, que la cesión del Gobierno compromete sin remedio el principio de legalidad: y segunda, que el triunfo de la banda supone la derrota del Estado. Nada menos. A estas alturas son anécdotas los trucos del chantajista porque lo que debe importar es el fuero y el fuero está por los suelos. Da igual que fuera cierta o no la información de que el primer acto fue más una parodia y un régimen de adelgazamiento que una huelga de hambre a tumba abierta. O que el Gobierno prohibiera a los policías que custodiaban al preso controlar las visitas, especialmente a esa novia con la que, según los sindicatos policiales, compartía la cama hospitalaria. Lo que importa es que se le ha abierto la jaula a un delincuente extremo y contumaz y que, en consecuencia, el Estado ha perdido ese pulso, el tiempo dirá con qué consecuencias porque, en materia de debilidades, el que hace un cesto hace ciento. ¿Qué ocurrirá si una ola de chantajistas –difícilmente equiparables al monstruo ahora liberado– reclama su excarcelación, qué si los reclusos hospitalizados invocan el precedente para conseguir visitas libres y hasta sexo consentido? Pues ocurra lo que ocurra, lo peor será el quebranto sufrido por la Ley, la burla que supone utilizar un reglamento para burlar esa Ley forzando no sólo su espíritu sino su letra, la estafa que implica confundir adrede la autorización parlamentaria para buscar la paz  (¿) con una patente de corso que alcanzara más allá de lo lícito. De Juana es un asesino abyecto, nunca arrepentido y reiteradamente ufano de sus crímenes y hasta de los ajenos. Es el que dice que las lágrimas de las víctimas son su alegría, una atrocidad que acaso sea su gran verdad.
                                                                xxxxx
Estos mismos días estamos oyendo hablar de penas de varios milenios solicitadas por la fiscalía para otros bárbaros, y eso ya no es solamente un absurdo sino un sarcasmo. A De Juana mismo le han salido tiradas las vidas ajenas que arrebató y ni siquiera ha aceptado cumplir la ridícula pena rebajada que le queda pendiente, pero, como es natural, la responsabilidad por semejante injusticia no es suya sino del Gobierno que paga con ese gesto de debilidad el precio convenido con los terroristas en la mesa de negociación. Sin contar con que, desde hoy, el asesino que se hizo pasar por mártir se convertirá en héroe, que es mucho más peligroso, y su ejemplo enardecerá a la revitalizada trama terrorista que, hay que reconocerlo, ha recuperado el pulso con las cataplasmas de este Gobierno. Entre las imágenes de este perro rabioso que veremos y la labor de zapa que el propio ministro de Justicia perpetra bajo los cimientos de la arruinada fortaleza judicial, descenderá hasta mínimos históricos una confianza en el Estado que, en realidad, nunca existió entre nosotros. Miren hacia Alemania, donde acaban de pasarle doble cerrojo a una superviviente de la banda Baaeder-Meinhof, recuerden, si prefieren, la muerte en prisión del ‘grapo’ o el ‘ira’que hicieron también en su día sus huelgas de hambre. Apenas hay país civilizado que no disponga de un sistema penal verdaderamente disuasorio además de justiciero. Nosotros solicitamos penas milenarias sabedores de que habrán de quedarse en bien poco. No apostaría yo a que esta claudicación del Gobierno no abra en la opinión el camino expedito al cumplimiento íntegro de las penas.

28 Comentarios

  1. No es que la jaula se haya abierto, es que se están abriendo las más bajas pasiones.

    Más madera que es la guerra.

    ¡ Pedid a gritos que vuelva la autoridad de PP ! que los 600.000 muertos de Irak son pocos.

  2. Como sé que la pereza invade a muchos blogueros les cuelgo la columna de hoy del antiguo “amigo” de JaGM…Javier Ortiz:

    Preguntas y respuestas
    Pregunta.– La medida adoptada ayer por el Gobierno con respecto a la situación penitenciara de De Juana, ¿es la cesión a un chantaje de ETA?

    Respuesta.– No «de ETA», para empezar. De Juana inició su huelga de hambre por iniciativa propia, sin pedir opinión a la dirección de ETA, que probablemente le habría desaconsejado hacerla. La organización terrorista no tenía ningún motivo para dar tanto protagonismo a de De Juana. Tampoco veía que se tratara de plantear en esos términos la acción reivindicativa de los presos.

    Con su decisión de ponerse en huelga de hambre, De Juana situó a ambas partes –al Gobierno y a ETA– ante una situación muy difícil de gestionar. Otra cosa es que, tal como han evolucionado los acontecimientos, ETA haya acabado sacando partido propagandístico de ellos, lo que parece indudable.

    Pregunta.– ¿Pero el Gobierno ha cedido o no ha cedido a un chantaje?

    Respuesta.– Cuando se habla de chantaje, se da por supuesto que al chantajeado se le está planteando que, si quiere evitar el mal con el que se le amenaza, ha de hacer algo impropio, si es que no ilegal. No es el caso. El Gobierno de Zapatero ha actuado en este caso de modo perfectamente legal, puesto que la solución que ha elegido entraba dentro de sus atribuciones y ha contado con el aval del juez encargado del caso.

    Se trata, pues, de una decisión conforme a Derecho. Otra cosa es que pueda considerarse políticamente incorrecta, e incluso incorrectísima. Eso ya depende de los planteamientos y los deseos del que opina.

    Zapatero se encontraba en una situación pésima, obligado a elegir entre dos males. Podía optar por dejarlo todo tal cual, resignándose a la posibilidad de que De Juana muriera, tal como hicieron en su día Felipe González y Margaret Thatcher. (Por cierto: algunos deberían recordar lo que dijeron de Felipe González en 1990, cuando no impidió que el preso de los GRAPO José Manuel Sevillano muriera tras una muy prolongada huelga de hambre.)

    La otra posibilidad que tenía Zapatero, que es por la que finalmente se ha inclinado, comportaba también notables inconvenientes. Él ha considerado que menores.

    Pregunta.– ¿Hubiera podido el presidente del Gobierno escapar de este avispero?

    Respuesta.– Sí, aunque sólo en parte. Recordemos que todo este penoso episodio se inició cuando se supo que De Juana, en aplicación del Código Penal anterior, había cumplido ya su condena por 25 asesinatos e iba a quedar en libertad. El entonces ministro de Justicia, López Aguilar, aseguró que había que evitar como fuera que eso sucediera, para lo cual estaba dispuesto –dijo– a «construir nuevas imputaciones» ad hoc. Es lo que se hizo, forzando el procesamiento de De Juana por dos artículos publicados en Gara.

    O sea: para evitar una reacción adversa del PP y de determinados sectores de la opinión pública hostiles por principio a la excarcelación de De Juana, se realizara por las razones y en las condiciones que fuera, el Gobierno inició un camino de irregularidades jurídicas que lo único que ha hecho es devolverle al punto de partida, sólo que un año después y en peores condiciones.

    Es una piedra en la que este Gobierno no para de tropezar desde 2004: una y otra vez, evita tomar determinadas decisiones por miedo a la reacción airada de la derecha, sin asimilar que la derecha le va a poner el grito en el cielo en todo caso, haga lo que haga, tome esas decisiones, otras o ninguna.

    Pregunta.– ¿Es ésta, como se está diciendo, la primera vez que un Gobierno democrático se inclina ante el chantaje de ETA?

    Respuesta.– Ya he dicho antes que no creo que pueda hablarse en este caso de rendición ante un chantaje. Pero, aunque cupiera calificarlo así, no sería tampoco la primera vez que sucede. ¿Es que aquí ya nadie recuerda que el Gobierno de Adolfo Suárez pagó en 1979 el rescate de 200 millones de pesetas que ETA exigía para poner en libertad al secuestrado Javier Rupérez? Según se filtró después, el pago se hizo con cargo a los presupuestos de RTVE. Es decir, que el Gobierno de España entregó a ETA dinero público. ¡Eso sí que fue ceder a una extorsión, en el sentido más literal del término!

    Pero no pidamos ni rigor intelectual ni respeto por los hechos a quienes ya han demostrado su irrefrenable tendencia a «construir imputaciones». También contra Zapatero. Digo mal: sobre todo contra Zapatero.

  3. Qué pena. Qué asco y qué pena. El Jefe no ha resistido la presión de ayer y en vez glosarnos una de sus lecturas de Nature, o algo bíblico o mitológico, en lo que es autoridad, se remanga y chapotea en el barrizal que nos invade.

    Cuánta ignominia, qué indignidad, cuánto dolor derramado en balde. ¿De verdad se merece esta Patria, a la que aún queremos creer que amamos, gobiernos tan vergonzantes, desde aquel de la cal viva al del muchachito de Valladolid que tan mal digirió el vino de la mayoría absoluta, pecando conta la urbanidad más elemental y subiendo las botas sobre la mesa ajena, desde aquél donde se enriquecían los pícaros a este que deposita su beso negro en el ano maloliente de la fiera?

    De verdad entran ganas de solicitar estatuto de apátrida para no soportar la lejanía bobalicona de un Juanito Mataosos o el aliento próximo y fétido de estos que se cagan sobre la sangre inocente y echan el brazo por el hombro a las hienas que se ríen de su felonía.

  4. Me sorprendo de los comentarios anteriores. ¿No les gusta que jagm se meta “en política”? Ya. En el Abata (antes tantas cosas) no me extraña. Esee ¡Qué pena! de doña Epi referido a nuestro amigo, sí. Yo creía que le tenía ley a don ja. Peor, en todo caso, no le den vueltas: la inmensa mayoría –con sofismas de Ortiz incluidos– clama al cielo. Y el asco no es suficiente en algunas ocasiones, señora Epi.

  5. Puea a mí me recoforta el comentario de ja, que hoy, seguro, sintonizaría con la inmensa mayoría. En cumbio en los sofismas (muy ajustado eso de sofisma, en este caso) de Ortiz, o en las pullas del falso Abate/Charnego/etc. no veo coincidencia alguna con el sentido –esta vez sí– común.

  6. Lo último es perder la autoridad. Y eso es lo que se ha hecho. Partidarios de ZP –expresos o tácitos– uníos, pero la gente está que brama. i hubiera hoy unas elecciones, se iban a enterar los antiguos cómplices (por lo menos) del GAL.

  7. No entiedo yo tampoco algunas reacciones peor, en fin, cada cual es libre de tener un mal día. Tampoco creo que haya posible discusión sobre que la decisión de liberar a De Juana no es más que una claudicación ante el chantaje. Dios habla del criminal arrepentido, al que no es lícito recordarle sus crímenes. Pero ¿cuándo se arrepintió ese malvado?

  8. Todo se resume en esa relaicón de países que da al final gm: ne ninguno de ellos sañdría un asesino como ése a la calle sino muerto. Cumplimiento íntegro, ya, como dice doña Epi,. Y como decimos millones de españoles.

  9. Temen ustedes que el Gobierno consiga la paz porque eso significaría el afianzamiento del PSOE para muchos años. Eso es todo. ¿Y se conciben justicieros?

  10. Desde lejos veo que ese Sociata presenta las cosas por el revés: ZP está dispuesto a hacer lo que fuere porque, de conseguir la paz, “afianzaría al PSOE por muchos años”, en efecto. Y a él, que es lo que le importa.

  11. Añado que es miserable este enfoque. ¿Qué hay de la Justicia? Lo que hoy desconcierta a España es la injusticia enorme que implica esa cesión ante el chantaje, pero también la exigüidad del precio por trantísimos crímenes. Ningún sistema puede sobrevivir con unas previsiones penales como las nuestras. Lo estamos viendo en la violencia de género.

  12. El héroe: “Aupa gudari”, le gritan sus cómplices. Gudari significa soldado. ¿Que guerra es la de ese terrrorista?

  13. Intolerable que todavía defiendan una decisión como la adoptada por el Gobierno. Vamos a tener que darle la razón a quienes reclaman, como gm, un endurecimiento del sistema penal y si algún charnego dice lo de “más maera” a este propósito, también. No sólo el pueblo llano –por el que tan poco respeto tiene el Gobierno– sino muchos juristas se mesan las barbas hoy ante el espectáculo de la defección del Estado bajo el chantaje vulgar de un delincuente. Me niego en redondo a ver en personajes como esta caballa algo más que un ser despreciable y peligroso para la sociedad. Si en mi mano estuviera –con haber sido activo defensor de la reinserción en toda mi vida profesional– mantendría en la cárcel a ese chantajista contra viento y marea.

  14. Pero por favor, luego dirán que el ingenuo soy yo. No hagan una discusión jurídica de lo que es simplemente un negocio político: ZP tiene que ceder ante ETA porque si no, no hya “proceso”, sin “proceso” no habría posibilidad de paz, y sin paz va a tener poco futuro en esta país cada día más cabreado.

  15. A ese tío lo metería en la cárcel pero con los demás presos, se iba a enterar. A lo mejo los presos son los pocos tíos con cojones que quedan por ahí para hacer justicia de verdad.

  16. Ganas de discutir, jefe, no haga caso a los charnegos. ¿Es verdad que es usted amigo de Ortíz? Debe serlo porque lo he visto en su web pero me extraña que no se dé cuenta de que ese hombre es un sectario y, por supuesto que es también un amigo de ETA. Una vez me explicaron que eso se justificaría por su militancia juvenil, pero no acuerdo como era la cosa. Da igual: si leen sus artículos habitualmente, como hago yo, verán que, bajo la apariencia de razón y coherencia, subyace una radicalidad sin remedio a favor ciertos extremismo y una aversión insuperable a cualquier proyecto o fuerza conservador.

  17. Qué asco y pena porque el Jefe se tenga que embarrar en el lodazal. Él debe saber que lo que digo no lleva ni un ápice de reproche, sino de sentimiento porque haya días en que no le quede otra que soportar la fetidez y la viscosidad de la noticia.

    Pero me hubiera gustado que hubiera obviado el tema. Posiblemente estoy equivocada y pido disculpas a quien pueda sentirse aludido por mi falta de forma y delicadeza.

  18. Ayer noche me cogió en un bar la intervención de Rubalcaba en la tele dando epxlicaciones sobre el evento. Había que escuchar a la gente –sin una sola discrepancia– elevando el tono cada vez más a medida que ese cínico supremo abundaba en sus (sin)razones. “¡Que se muera en la cárcel”, “¡Que se pudra ese hijo de puta!”, “Que se lo dejen a las familias de sus víctimas!”… Qué pena, en efecto, querido ja, qué pena, doña Epi, y qué miedo…

  19. Con unas compañeras enseñantes comentamos la columna. Hay coincidencia absoluta: la clave está en la frase final que resume que en ningún país “de nuestro entorno” (geográfico o cultural) existe esta permisividad ridícula que permite que miles de años se queden en unos pocos. No tiene sentido penar con unos meses el asesinato de una persona. Con gran tristeza, nosotras (las había de todas las tendencias, dos de ellas del PSOE, militantes) suscribíamos el deseo de que “se pudra en la cárcel”. Iba a decir ese hijo de puta pero ni lo diré.

  20. Este país se hunde. Y lo triste, lo curioso, lo desesperante es que se hunde por mantener a flote a un incapaz que durante tres quinquenios nadie conocía en el Congreso en el que ejercía de culiparlante.

  21. Esto es un baremo aproximado de las evoluciones en las ideas:

    De los 15 años a los 20 se es anarquista, de los 20 a 30 comunista, de 30 a 40 socialdemócrata y a los 50 conservador.

    Los que a partir de esa edad siguen teniendo la misma ideología que a los 15-25 esta sociedad hipócrita le llama tonto y bobo.

    Así está la sociedad.. llena de chaqueteros.

    Y es que Occidente es una sociedad vieja, hedonista y decadente.

    El Islam y Oriente,nos vá a pasar a cuchilllo…. a todos.

    ¡ Salgan a la calle y pidan el restablecimiento de la pena de muerte !

  22. 21:15
    Creo lo mismo que tú. Es una vergüenza tener en la calle a un asesino como este que ha puesto sobre las cuerdas a nuestro gobierno.

    Sé que ETA estaba acabada. Le habían dado el palo en lo económico -Juez Garzón-, policialmente –Mayor Oreja-, y estaba a punto de caramelo.

    Yo estaba de acuerdo con la negociación, pero sin ceder un ápice en los temas importantes, partiendo, desde luego por la condena de los atentados de ella y de Batasuna.

    Esta gente ha tenido demasiada mano blanda. No han sabido tensarla a tiempo, creían que lo tenían tan cerca, que cayeron en la trampa. Han cedido finalmente a un chantaje, ¡muy fuerte, ¡no?!

    Pero no quiero olvidar tampoco los tiempos de la negociación del PP con ellos, de los numerosos acercamientos de presos que hubo, de las grandes rebajas de condenas que hicieron, para poder llevar a cabo la paz anhelada.

    No comparo, a mí no me gusta comparar para justificar. Por lo que no justifico esto. Quizás entonces por estar ETA mucho más fuerte, había más necesidad de realizar más concesiones. Lo que no comprendo ni comprenderé nunca es que se pierda la memoria.

  23. 21:55
    Me impresiona y avergüenza la cantidad de españoles que dan la cara por un asesino recalcitrante y abyecto.

    ¿Se creen que cualquier cosa que haga el Gobierno está bien por el hecho de que lo votaron?
    ¡Hombre, no me sean inocentes!

  24. Yo que veo las cosas de lejos y sin pasión cegadora pienso que se puede perdonar a un asesino, de dos cuatro o cien personas, si él mismo pide perdón, lamenta sus malas obras y se pasa lo que le resta de vida tratando de redimir sus crímenes. .
    No parece que este señor se arrepienta de nada, por lo tanto su liberación es un insulto, y escarnio al dolor de víctimas y allegados, y un peligro para la sociedad toda.

  25. La manipulación del lenguaje:

    En mis años mozos solamente había victimas directas en cualquiera de las muertes, accidentes ó agresiones. Eran lo que padecían directamente cualquiera de las causas citadas.
    Léanse las crónicas de antaño.
    Las demás personas eran “allegados” a las víctimas. Ahora ó somos muy sentimentales y solidarios ó hemos cambiado el sentido de las palabras.

    Cuando se fectuaba un acto de terrorismo, era con la intención de producir terror entre la población. Bombas en lugares públicos, bombardeos de la población civil ó asesinatos aleatorios de gran repercusión entre la población.
    Hoy el conductivismo del sistema ha conseguido que bombardear poblaciones civiles no sean actos terroristas sino daños colaterales., y demoler un edificio ó asesinar a un agente de la autoridad ó miembro de algún partido político de manera premeditada, concreta y aislada sea un acto terrorista.
    La etimología no concuerda con los actos que producen las modernas definiciones. Todo es virtual.

  26. Precisamente ayer, aquí en Salou, murió un guadia-civil por intentar detener a unos atracadores-secuestradores de una familia de joyeros locales.

    Sucesos que cada vez cobran más actualidad debido a la gran cantidad de muertes que provocan, delitos que se cometen cada vez más violentos.

    Pero claro el terrorismo.. es el terrorismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.