Dura se le está poniendo la cosa a los “valderitas”, acusados por los disidentes de su propia “base” de hacer de mamporreros del PSOE a cambio de colocar a familiares y deudos. La denuncia abierta –como suya—que ayer hacía Julio Anguita en estas páginas o el chupinazo que le dedicaba Luis Carlos Rejón a la “nomenklatura” dejan claro, además, que no debemos entender por “bases” una amalgama informe y desdibujada, sino un partido dentro del partido, no solamente disconforme sino avergonzado de lo que se está haciendo con sus votos. Con tristeza hemos dicho en varias ocasiones que este pacto de Gobierno iba a ser la tumba de IU como alguno anterior lo fue del PA. Valderas debería orientarse por Antonio Ortega en vez de tentar la suerte con dados “cargados”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.