Nada ve la mandamas/a y posible sucesora Mar Moreno en el hecho escandaloso de que los ejecutivos de las Cajas cobren –como señalábamos ayer—esas cifras insultantes. “Nada tengo que opinar sobre relaciones que pertenecen al ámbito privado de remuneración” y que, en cualquier caso, “son bastante más ajustadas que las de los ejecutivos de la banca privada o de las empresas del Ibex 35”. Ya. Ni la meritocracia se rige por criterios razonables a estas alturas de la crisis de la utopía. El sociatismo ha sucumbido definitivamente, y sin el menor complejo, ante el becerro de oro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.