Desde la cúpula del PCA, esa reliquia cada día menos venerable, se exige a los “aparatos” provinciales que sancionen “con contundencia” a los comités locales que han optado por apoyar al PP en sus Ayuntamientos respectivos o bien por facilitarle el acceso al votarse a sí mismos o inhibirse en la decisión. Y sin embargo, reconoce que los compañeros en cuestión “deben de tener sus motivos” aparte de que, como consecuencia del enquistamiento del PSOE, en esos Ayuntamientos “no se den las mínimas garantías democráticas en el funcionamiento diario”. Bueno, hombres, ¿en qué quedamos? Se ve que esos supervivientes de sí mismos, tan expertos en el “sí pero no”, han perdido definitivamente el norte. Como lleguen a sancionar a esos rebeldes con causa, se van a enterar de lo que vale un cisma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.