El “caso Baena” ha pasado con mucho la raya de lo tolerable, incluso en este patio de Monipodio. Y no ya sólo por la delirante hipótesis de la conspiración Guardia Civil-IU (¡) sino por la inhibición indecente de las instituciones concernidas que guardan un silencio inútil en torno a la evidencia. Lean la letra de esa copla, escuchen al alcalde-senador y a su secretario ajustar las cuentas falsas, procuren no desmayarse al comprobar el desparpajo truhán con que se trata el mangazo y la ínfima condición de los objetivos. Y luego traten de buscar una sola razón por la que el PSOE no debiera haber expulsado a esa garduña de sus filas. Después de lo de Ohanes, Chaves lo tiene crudo en esta Babia podrida. Imaginen qué diría Pepino de estos casos si fueran del rival.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.