No quiere el TSJA que haya huelga de jueces y eso entra en lo razonable. Pero pretende coaccionar a los que quieran ejercer su derecho a la huelga, y eso ya es distinto e intolerable. Desde la presidencia del TSJA, como si se tratara de cualquier consejería, se cursan instrucciones a las Audiencias para que sean los propios magistrados no huelguistas quienes “delaten” a aquellos que lleguen a realizar el paro. No es novedad esta sumisión del órgano a la Junta pero sí que lo parece una providencia que trata a unos jueces sin el menor respeto a sus derechos e incita a otros a desempeñar un lamentable papel. La Justicia tiene muchos problemas encima. El de una huelga profesional debería dejarlo para la burocracia política.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.