Ya era raro, ésa es la verdad, que se le diera fuerte y flojo a un director general y, por elevación, al propio Presidente/hermano, y saliera de rositas el consejero que es, al fin y al cabo, el responsable de cuanto ocurre en su departamento. Que “Manos Limpias” hayan llevado a Leonardo Chaves ante el TSJA tiene su lógica, pero que la oposición pida como ha pedido la comparecencia parlamentaria de Plata para explicar el “caso Chaves” resulta imprescindible en ese sentido, a pesar de los equilibrios de IU, lobo feroz tantas veces, pero ahora entretenida deshojando la margarita con tal de no perder la mamela que le proporciona su sociedad con el PSOE. En cuanto a Plata, mal se lo pone el “caso” de cara a su candidatura a la alcaldía de Marbella, porque lo que faltaba en aquella castigada ciudad eran nuevas sombras de sospecha. Es posible que la “mayoría absoluta” por regenerar salve a Plata de momento. A la larga, en todo caso, con el lío de los hermanos de Chaves en su propia consejería le ha de doler la cabeza. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.