Antier decían desde el PSOE onubense, para enterrar definitivamente el fracaso del Gobierno en el desastre de Aljaraque (once asaltos a domicilios en menos dos meses) que ese caso “era ya Historia”. Pero, lo que son las cosas, casi al mismo tiempo, un grupo mafioso (¿o no es una mafia una organización plurinacional organizada?) secuestraba a unos cuantos ciudadanos en Cartaya, suceso que el solícito alcalde, el comandante Millán, ha minimizado como simple “retención” y “ajuste de cuentas” entre mindundis del “trapicheo al por menor”. Y no señor: en Huelva está manifestándose un alarmante movimiento mafioso al que hay que atribuir todos esos asaltos a domicilio o este secuestro, sin que el delegado lego, Manuel Bago, sepa qué hacer con esa patata caliente. Seguro que las policías están haciendo su trabajo, también que la dirección política no sabe dónde está de pie. Y con la seguridad no se juega. En Huelva están actuando bandas organizadas o mafias y urge desmantelarlas, incluso si ello exige sustituir al director de orquesta por un músico auténtico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.