Unos amigos míos, viejos profesores madrileños, han elaborado una curiosa encuesta sobre el serial de las elecciones americanas, descubriendo la curiosa manera en que la supina ignorancia de la mayoría se disfraza de opinión informada en una sociedad medial. Sólo uno de cada seis encuestados –elegidos todos ellos en el último escalón universitario– sabe con cierta precisión qué cosa son, en realidad, esos “caucus” de los que se hablan sin parar en todos los telediarios, apenas cuatro de cada cien es capaz de describir con solvencia ese proceso electoral en su conjunto, un porcentaje que de vergüenza consignar (casi un cuarenta pro ciento) cree, a estas alturas, que la batalla se reduce al pulso entre Obama y la Clinton, como si los republicanos no existieran y, ni que decir tiene, la inmensa mayoría se declara incapaz de pronunciarse por uno u otra, a los que apenas adscriben mentalmente a su circunstancia, es decir, a la raza de él y al sexo de ella. Bueno, en esto último parece que no andan muy lejos los encuestados de los propios demócratas yanquis, cuya perplejidad e indecisión explican no pocos observadores indígenas en función, precisamente, de esas circunstancias, esto es, de la dificultad que supone para la mayoría americana elegir entre una mujer y un negro que, encima, no son gays ni el uno ni la otra, lo que pondría las cosas mucho más fáciles. Esa muchedumbre solitaria es bastante más conservadora de lo que suele creerse, pero a mí nadie me asegura que la nuestra no lo fuera también. Pero lo que me interesa del caso es la evidente fragilidad de una información que, en niveles primarios, actúa, sin duda,  como un estímulo tal vez decisivo, pero que no es capaz de proporcionar al ciudadano un mensaje suficiente que le permita orientar racionalmente su voto a poco que la disyuntiva se salga de lo previsto, a saber, elegir entre dos varones blancos. USA no es la edípica Argentina ni la culta Europa. Y me temo que España tampoco.
                                                                 xxxxx
Habrá que revisar nuestro precipitado entusiasmo por las posibilidades que la sociedad medial ofrece al individuo mediatizado. Un bombardeo incesante sobre los jodidos ‘caucus’, por ejemplo, apenas si es capaz de proporcionar a la masa una vaga imagen de lo que en ellos se cuece, y no parece verosímil que nuestros ‘medios’ alcancen alguna vez la capacidad para ilustrarla sobre los procesos complejos, incluidos los que se desarrollan ante las propias narices concernidas. Aquí y en USA, repito, a la vista de los resultados de que vamos disponiendo, en razón de que la información proporcionada por esos ‘medios’ puede que sea fulmínea y universal pero es también, inexorablemente, superficial y efímera. En el círculo de Dwight Mc Donald se bromeaba diciendo–anticipando la situación que el tiempo acabaría por traer– eso de que el dilema a la hora de elegir entre una mujer y un negro sólo podría solventarlo que uno de los dos desafiara al sentido conservador en el terreno del sexo, lo que aplicado al caso vale tanto como decir que la elección estaría decidida de antemano si Obama o Hillary fueran ‘gays’, pero supongo que más les hubiera valido revisar el optimismo relativo que ellos mismos mantenían, a pesar de los pesares, en torno a esa que, con tanto desprecio, llamaban “mass cult”, cultura de masas. Total, que medio mundo hablando de los ‘caucus’ pero sólo una ínfima minoría es capaz de enjaretar, siquiera medianamente, un retrato fiel de las elecciones de aquella cuestionada democracia que, a medida que va mostrando las tripas del sistema, desmiente el idilio que pintó Tocqueville. Y encima, atrapada por la ingenua pero grave singularidad que supone la irrupción de unos candidatos difícilmente imaginables bajo la peluca de Washington. Es posible que la vida se haya complicado tanto que el viejo sistema ideado por los áticos no sea ya capaz de disipar sus incertidumbres. Una idea que puede poner los pelos de punta a todo buen demócrata, pero que ningún demócrata razonable debería echar en saco roto.

22 Comentarios

  1. Los creadores de opinión. Esa es la clave de toda la “democracia” desde comienzo del siglo XX.

    Si controlas centros importantes de reuniónes, tienes asegurada gran parte de la decisión que adoptarán los seguidores de ilusiones que pueblan por doquier.

  2. ordaba la anécdoat de “nuestro” McDonaldGrave dilema para tanto “cuáquero”, que es como tú les llamas: una mujer o un negro, ¡ahí es nada! Recordaba la anécdota de “nuestro” Mc Donaldque estps días parece haberse reinventado por doquier aquí en USA. Observa a los “corresponsales”: se la pillan con papel de fumar:nadadiferente alo que hacen los periódicos que se leen antes de enviar la crónica.

  3. Yo creo que preferirán al negro antes que a la mujer, y eso que son racistas hasta dejarlo de sobra. ¿No cree que en España pasaría igual?

  4. Me gustó el tema y encima me divirtió. Hay días como hoy en que no se puede pedir más.

  5. En España, Raquelito, ¡bienvenida!, lo normal es que consultara al augur que lleva la cuenta de las cuotas, pero no es justo decir que el proceso feminista español no es rápido y, desde luego,con frecuencia, mal encaminado.¿Una presidneta aquí? Lo dudo yo también. Pero kiure, más raro nos podrían resultar hace apenas un quiquenio las nupcias gays y ahí las tiene.

  6. Eso me sugiere otra cuestión:¿qué ocurriría aquí si hubiera que elegir un gay? Admito laposibilidad, desde luego, y cada día más, porque cada día, aunque digan lo contrario justamente ellos/as, los gays son más “visibles”en la vida pública. No me pida ejemplos, por favor, querida, pero de sobra sabe que es así.

  7. ¡Y que lo diga, don Zángano! ESpaña es mucho másliberal que los EEUU. Aquí un baranda con dos señoras no pasa de la charleta en el toldo durante el verano. Allá ya ve la que organizó la señorita becaria con el “s a/e-xo” tenor.

  8. Me veo obligado a enderezar la charla, otra vez divagante respecto dle tema central dela columna que me parece que apunta a los límites de la información en una sociedad, la nuestra, la sociedad medial, de la que se espera demasiado. Estoy completamente de acuerdo con jagm en su planteamiento.

  9. Grave pesimismo al final, don ja, hay que levantar ese ánimo democrático, aunque ya sé que tiene usted más moral que el Guerra (el monógamo). Sí, a medida que se conoce mejor el sistema americano, más se desalienta uno, pero eso ocurre también con el judicial a mediad que se lo conoce de cerca. ¿Allí solamente o aquí también? Eso ya no voy a responderlo yo aunque la pregunta sea mía.

  10. Tampopco es que “nuestro” sistema electoral, quiero decir el “de ellos”, sea una maravilla. Explíquenme como un 15 por ciento de electorado que vota mantiene al resto como rehén, por poner un ejemplo. O por qué tengo yo que votar a quien le salga del alma a cuatro intrigantes de pasillo, resumidos en una lista obligatoria. O por qué se consiente que un tío de esas listas sepueda llevar el cata al baratillo y revenderla al mejor postor.O por qué… Lo dejo. Seguro que estamos de acuerdo en esto la mayoría.

  11. Yo también veo el tema como nuestro Prof, y como ´
    el, comparto la tesis de conjunto de la columna de ja. Este hombre insiste siempre en que la democracia peligra tal como la hemos llegado a conocer y tal como a estamos “perfeccionando” en los sanedrines delos partidos. Y esto vale para todos, desde los agrupados en el pacto del Tinell (o sea todos menos uno) al que se quedó fuera de ese infame trato.

  12. Era feliz aquella en que no existían las palabras de tuyo y mío, sino que bastaba alzar la mano para coger la fruta, bla, bla, bla. Querido jagm, este régimen nonos gusta porque somos demócratas. Los que están conformes con él son más bien partitócratas. Hoy lleva su alícuota de razón hasta el Abate.

  13. Lo bueno sería saber cuantos votantes cogerían una papeleta abierta para votar a gomezmarin. lo dejo porque me entra la risa floja.

  14. Pues no vaya a desternillarse, presunto mantenido (o tal vez, sólo fanático), porque más fácil es que medite sobre los que sacaría Pepiño en una lista sin logotipo, ¿lo pilla?

  15. Indignante el mitin de Toledo, provocador y estúpido el montaje y la escenografía, untuoso y sofista el inevitable Bono al que Guerra llamaba “Bono convertible” pero al que últimamente más vale llamarle “Bono convertido”.Pero todo elmundo entra al trapo.El otro día me eh enterado que el propio cardenal de Toledo, q

  16. Indignante el mitin de Toledo, provocador y estúpido el montaje y la escenografía, untuoso y sofista el inevitable Bono al que Guerra llamaba “Bono convertible” pero al que últimamente más vale llamarle “Bono convertido”.Pero todo elmundo entra al trapo.El otro día me eh enterado que el propio cardenal de Toledo, q

  17. Indignante el mitin de Toledo, provocador y estúpido el montaje y la escenografía, untuoso y sofista el inevitable Bono al que Guerra llamaba “Bono convertible” pero al que últimamente más vale llamarle “Bono convertido”.Pero todo elmundo entra al trapo.El otro día me eh enterado que el propio cardenal de Toledo, qeu debe de andar tan cabreado, sería quien le case a una hija –en plan boda Aznar/Escorial–, o sea, que si sarna con gusto no pica, ya saben.

  18. El otro día refería usted con gracia las andanzas labriegas de Romanones. ¿Por qué extrañarnos ahora de las que traen estos sucesores suyos? Seguro que ni Pepiño ni Zatepé saben q

  19. (Algo no funciona en esta máquina, jefe)

    …saben gran cosa del Conde o de Romero Robledo, pero lomalo no es preciso estudiarlo: se aprende solo. (Siento el salto anterior).

  20. A estas horas está todo el pescao vendido.

    (Oigan mi voz aflautada:) ‘Haga usted como yo, NN (por el apellido, x fa). No se meta en política’.

    ¿Abstención? No, gracias.

    ¿Para cuándo seis millones de votos en blanco y cuatro millones de votos nulos? Átenla por el rabo.

  21. La gente de USA no sabe que son los caucus, pero dice que tiene opinion y opina, y despues vota.

    Aqui pasa lo mismo, pero peor, la mayoria es mas ignorante todavia, y vota PSOE.

    En USA los candidatos seran tal o cual, pero tienen mayor talla moral aunque sea poca, pero infinitamente mayor que la basura socialista.

  22. Es que no es simple lo de los caucus, en cada estado es diferente…
    La democracia estadounidense es muy especial: es la unica que conozco donde sale elegido aquel por tuvo menos sufragios.
    xxxxxxxxx

    Verdaderamente aleccionador y divertido…Mi hermano se esta aficionando a esta pagina, a pesar del poco tiempo del que dispone.
    Dona Icaria esta muy discreta estos dias; espero que se encuentre bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.