No sé qué sería del sistema público de Salud que gobierna (regular nada más) la Junta, si no fuera por sus excusas: en verano, la ya célebre de la movida poblacional, y ahora, en invierno, la de la gripe que, según esos enredados administradores, explicaría el práctico colapso de los servicios de urgencia sanitaria. Todo menos reconocer que los “recortes” –la Junta los llama “ajustes”— mantienen ese servicio esencial bajo mínimos al reducir el número de sanitarios y de camas disponibles. ¿Que una anciana muera en Jaén en un pasillo tras una interminable espera? ¿Y qué? Poca importancia debe de tener eso cuando ni un solo responsable ha tenido que dar la cara y apenas si se ha oído patalear a la leal Oposición en una autonomía que ha desalojado una planta, más de una vez, para ingresar a un mandamás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.